P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

huelga de hambre[Foto: AFP]

Los cinco partidos de la coalición que conforman el gobierno anunciaron, en marzo del 2008, una política más flexible para los extranjeros con un sistema de puntos que fijara nuevos criterios, como su integración social, a la hora de obtener el permiso de residencia. Un año después, el proyecto todavía no ha visto la luz y, a dos meses de las elecciones regionales, no parece que vaya a incluirse entre las prioridades del ejecutivo.

600 inmigrantes han comenzado, en los últimos dos meses, una huelga de hambre como medida de presión al gobierno, al que reclaman el cumplimiento de su compromisos. 280 africanos y latinoamericanos protestan desde hace 45 días en Universidad Libre de Bruselas francófona, y otros 230 en una iglesia del centro de la ciudad desde principios del mes de abril.

Esta semana 103 inmigrantes africanos, que desde hace dos meses estaban en huelga de hambre en el parking de la Universidad Libre de Bruselas flamenca (VUB),  han abandonado la protesta al aceptar la solución provisional que les ha dado el gobierno y con la que pueden permanecer legalmente en Bélgica tres meses por “motivos médicos y humanitarios”, aunque sin permiso para trabajar.

Las manifestaciones se han repetido en los últimos meses, a finales de febrero, los más altos representantes de las principales religiones de Bélgica (católica, protestante, judía, musulmana y budista) y del laicismo empezaron a presionar, instando al gobierno a concretar “la política migratoria humana prometida”, en una toma de posición histórica para Bélgica.