P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

El protagonista del “vídeo de Barajas” habla para P+DH

Es la primera vez que Massamba Secki es entrevistado en España. Este joven senegalés no es conocido por su nombre sino por un vídeo en el que varios policías españoles le atan e inmovilizan junto a la escalerilla del avión en el que iba a ser deportado a Dakar. Las imágenes, grabadas y colgadas en Youtube por uno de los pasajeros que esperaba en la sala de embarque, y de las que ya informamos en P+DH, ocuparon durante unas horas las portadas de los medios españoles y provocaron la condena de las organizaciones sociales y del gobierno de Senegal. Desde entonces nadie ha dado noticias de la identidad, el paradero y la historia del joven senegalés, solo reacciones policiales contradictorias y mutismo oficial.

Por favor, active Javascript y Flash para poder ver el vídeo Blip.tv.

Hasta ahora Massamba ha estado oculto, con el miedo de volver a ser detenido e intentando olvidar la vergüenza que sintió aquel día. “No quería contarlo, me duele por mí, por mi familia, por mis amigos … Así no se trata a una persona, ni a los animales los tratan así”. Massamba, que lleva 5 años en España, fue detenido en Algeciras y recluido 37 días en el Centro de Internamiento de Extranjeros, de allí lo llevaron al CIE de Madrid donde pasó tres días hasta que lo trasladaron al aeropuerto de Barajas. Al llegar le notificaron que iba a ser deportado, le colocaron una camisa de fuerza y fue escoltado por los agentes hasta la escalera del avión. Una vez allí, “me amarraron (la camisa de fuerza) y les dije: `para llevarme a mi país no me tienes que amarrar como a un esclavo´, y el policía me dijo: `como un esclavo no, pero te vamos a amarrar como a un perro´”. Massamba niega haberse mostrado violento como denunció la policía y dice que sólo opuso resistencia cuando uno de los agentes le dobló el brazo. “Me resistí porque me hacía daño. Me tiraron al suelo y empezaron a amarrarme con cinturones. Un agente me arrastró y otro me puso el pie en la cabeza. Así me tuvieron 25 ó 30 minutos”

Tras ese tiempo lo trasladaron a la comisaría del aeropuerto de Barajas. “Al  tirarme a la furgoneta me lastimaron el brazo, y en la comisaría me dejaron tirado dos horas, con los cinturones amarrados…No podía respirar bien, les pedí que me soltaran y no me hicieron ni caso, después me dijeron que estaba libre”. El senegalés firmó un documento con el que fue puesto en libertad. “Le dije al policía que me diera una copia y él dijo que no me iba a dar nada. Me acompañaron hasta el metro y me dijeron `vete´¨.

Massamba ha puesto su caso en manos de la embajada senegalesa y quiere que se investigue porque está seguro de que su experiencia pueden haberla vivido otros que no hayan tenido la suerte de que alguien los grabara. Él mismo no sabía que existían imágenes de su fallida deportación. “Encendí la televisión y lo ví. Me llevé dos días sin comer, llamé a mi familia y estaban todos llorando porque pensaban que estaba muerto, cuando mi padre cogió el teléfono decía `gracias a Dios, gracias a Dios´… desde que vieron las imágenes en la televisión mi familia está destrozada.

Desde un cibercafé de Algeciras nos cuenta que hace cinco años que salió de Senegal, como tantos otros, para mantener a los suyos. Llegó en patera y su primer trabajo fue vendiendo cds en el top manta. Lo detuvieron, y le dieron la orden de expulsión de la que huía hasta que lo volvieron a arrestar en mayo. Durante este tiempo trabajado por temporadas en campañas de recogida de fruta y como peón en el puerto de Algeciras. ” Siempre he trabajado, me gano la vida con mi sudor, pero ahora ¿qué puedo esperar de los españoles si me trataron así? ¿qué puedo esperar del gobierno de España si es el gobierno el que me trató así? … la ley es la ley, existen leyes de extranjería en todo el mundo y nadie puede pasar por encima pero si tienen que expulsarte que lo hagan con un trato digno y humano, no salvaje”