P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

La Cumbre de Copenhague parece haber roto con la esperanza que numerosos sectores de la sociedad civil depositaban en lo que consideraban la última oportunidad después de muchas otras últimas oportunidades: la oportunidad para un acuerdo que atajara realmente el cambio climático, la plasmación de un orden internacional multipolar y la colaboración entre los organismos civiles ,que llevan décadas comprometidos con la protección del medio ambiente, y los mandatarios que han ido posponiendo el compromiso de hacerlo efectivo.

Juan López de Uralde y Nora Christiansen, de Greenpeace detenidos durante la recepción real en Copenhague

Juan López de Uralde y Nora Christiansen, de Greenpeace detenidos durante la recepción real en Copenhague

Pero la cita de Copenhague ha vuelto a caer como un jarro de agua fría sobre las esperanzas de los que creían que era posible la colaboración y la ejecución de medidas reales por parte de los gobiernos: no se ha cumplido ninguno de los mínimos que se habían establecido como metas, las reticencias de China obligó a Obama a gestar un acuerdo a duras penas con este país, junto a Brasil, India y Suráfrica, con el objetivo de sacar algo de una cumbre agonizante, lo que ha sido tomado como una traición al nuevo orden mundial multilateral prometido durante su campaña, y la ONU ha vuelto a demostrar su debilidad al hacerlo propio, y las masivas detenciones preventivas ejecutadas contra miles de manifestantes -muchos de ellos miembros de las ONG para el medio ambiente más emblemáticas- han convertido a esta cumbre en una más de confrontación entre los mandatarios y la sociedad civil, de alejamiento de la necesaria gobernanza mundial y de retroceso en los procesos democráticos en la gestión de los temas más acuciantes.

En este marco tiene lugar la detención del director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, cuando consiguió colarse en la recepción que la Reina Margarita II ofrecía a los 120 jefes de Estado participantes. Junto a Nora Christiansen que hacía de su acompañante, desplegaron dos pancartas en las que se leía “Los políticos hablan, los líderes actúan”. Desde entonces, el jueves, permanecen junto a otros dos miembros de la ONG en prisión preventiva, dictada hasta el 7 de enero, acusados de falsificación de documentos, de pretender ser una autoridad pública, de entrar sin permiso en lugar privado y de alterar un acto con presencia de la reina. Según ha declarado el abogado de la organización, José Manuel Marraco, “permanece con la moral alta porque la razón nos asiste”.

http://www.dailymotion.com/video/xbjk7t

“Mientras los culpables del crimen real de dejar pasar una oportunidad histórica de salvar el clima han vuelto a su país en aviones privados, asistimos atónitos al procedimiento de las autoridades danesas, que han detenido, sin juicio, a cuatro activistas pacíficos durante toda la Navidad” ha declarado el director internacional de Greenpeace, Kumi Naidoo. “Sus familias van a pasar unas tristes vacaciones sabiendo que sus familiares están encarcelados y aislados por actuar para salvar el clima; por representar a cientos de millones de personas e incontables especies que se verán severamente afectados por un cambio climático catastrófico”.

La movilización a través de las redes sociales ha sido inmediata: según Greenpeace, más de 10.000 personas han pedido la liberación de los activistas este fin de semana en Internet. Esta mañana se ha celebrado una rueda de prensa en la que se ha pedido su liberación y en la que han participado Manuel Rivas, escritor y periodista, en representación del ámbito de la cultura; José Antonio Hernández, portavoz de Intermón Oxfam, en representación de las ONG de ayuda al desarrollo; Joaquín Nieto, presidente de Sustain Labour, en representación del ámbito sindical; Luis González, secretario general de Ecologistas en Acción, y Mario Rodríguez director de Campañas de Greenpeace, quien consideró “desproporcionada” la medida y anunció  que el próximo miércoles, día 23, a las 17.00 horas habrá una concentración pacífica a las puertas de la Embajada de Dinamarca en Madrid.

Mientras un grupo de personas se manifiestan ante la prisión Vestre Faengsel, donde están encarcelados, otro grupo anuncia una concentración (kedada) para mañana martes 22, en la Plaza Callao de Madrid a las siete y media.

En el blog de Greenpeace contestan con varias propuestas a la pregunta más demandada ¿Qué puedo hacer yo? , desde firmar el manifiesto, hasta facebook, cartas, llamadas, otras concentraciones, twitter, etc