P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

El pasado viernes publicamos en P+DH un reportaje que destapó las comisiones que los bancos están cobrando por algunas de las transferencias a las ONG que trabajan en Haití. Con el paso de las horas y los días, esa información ha recorrido la red hasta llegar a las portadas y comentarios de la mayoría de los grandes medios de comunicación. El asunto ha provocado incluso reacciones por parte del Gobierno, como reconoció en rueda de prensa la vicepresidenta De la Vega, y de las asociaciones de consumidores, a lo que se suma el propósito de enmienda de la patronal de la banca, que ha reconocido su error y afirma que devolverá el dinero cobrado a quien lo reclame.

Viñeta de Mauro Entrialgo en Público

Viñeta de Mauro Entrialgo en Público

P+DH es todavía – a la espera de que demos a luz a periodismohumano.com – un pequeño laboratorio, un campo de pruebas, y la experiencia que hemos vivido durante estos días ha cristalizado en algunas conclusiones que queremos compartir con vosotros:

Sí que se puede

Sí que es posible elaborar una agenda de temas de actualidad que abra el espectro, que cambie el enfoque y los temas. Puede que la noticia de las comisiones bancarias no sea el mayor exponente de silencio mediático, pero sí un muy buen ejemplo de cómo hay ciertos ángulos muertos que, una vez que alguien ilumina, despiertan el interés general. Somos un reducido grupo de periodistas y estamos lejos de los recursos de los grandes medios. Pero, con apoyo de la sociedad civil, sí que se puede. Es la sociedad – sus individuos o sus organizaciones – la que una vez informada corre la voz, protesta, se queja y fuerza los cambios.

Otro ecosistema de la información

El miércoles un usuario de twitter fue quien nos dió la pista de lo que podría estar pasando, porque ya había pasado antes, y comenzamos a investigar. Durante el jueves se siguió trabajando en las comprobaciones y en los contactos con ONG, asociaciones y bancos. El reportaje fue publicado el viernes y fueron los lectores de P+DH los que, en Facebook, en Twitter y en menéame aportaron más casos que desmentían las versiones oficiales y difundieron la noticia de forma viral.

Mientras tanto, las asociaciones de consumidores y usuarios de banca, tras tener conocimiento de la información publicada en P+DH, decidieron denunciar la situación a través de diferentes comunicados, declaraciones y gestiones internas. A mediodía del viernes el asunto hace reaccionar públicamente al Gobierno y a los despachos de los principales bancos españoles. Todas esas reacciones fueron recabadas para un segundo artículo en P+DH.

A primera hora de la tarde, los lectores ya habían hecho del asunto uno de los más comentados en la red y fue entonces cuando los diarios digitales y algunos informativos de televisión empezaron a hacerse eco de la noticia, que ha ido difundiéndose durante todos estos días en practicamente todos los medios y en todos los formatos – también el humor gráfico.

A las personas les gusta estar con personas

Los lectores de P+DH se han expresado estos días en los comentarios con un sosiego, con un espíritu crítico y con un una confianza solo posible si tienen la impresión de estar dialogando con personas y no con máquinas. Han tomado la información como propia y se han tomado la molestia de conseguir y enviarnos pruebas de sus testimonios. En este ecosistema, con lectores que leen y se indignan no basta. A ellos, gracias.

Por tanto, seguiremos

Se puede, y se debe, hacer periodismo de calidad, independiente, veraz, honesto y con un enfoque más humano, cuyo hábitat sea ese nuevo ecosistema y relacionándose con gente deseando participar de él. Con esa información en la mano, los ciudadanos pueden y deben actuar para mejorar las cosas que no les gustan, incluso las que no les afectan personalmente.

Por eso seguiremos, por eso dentro de muy poco verá la luz Periodismo Humano, un proyecto de periodismo profesional que sólo será posible con el apoyo de los ciudadanos y la sociedad civil que piense que una información de calidad humana no sólo es posible, sino necesaria.

Enlaces relacionados:

¿Tu banco te cobra comisiones por ayudar a Haití? – el artículo original en P+DH publicado el viernes 15 de enero a las 10.00h, incluye declaraciones asociaciones de usuarios y consumidores.

Reacciones del Gobierno, la patronal de la banca y las asociaciones de usuarios – artículo de P+DH publicado el sábado 16 de enero.

<br /><br /> D <a href=”http://www.widgadget.com/widget/noticias-sobre-comisiones-bancarias”>Noticias sobre comisiones bancarias</a><br /> m <a href=”http://www.widgadget.com/g”>Widgadget</a> <a href=”http://www.widgadget.com/”>l</a>!


La solidaridad económica en tiempos globales también tiene aranceles. Hacer una transferencia de 50 euros a una cuenta gestionada por una ONG que esté trabajando en Haití puede dejar en manos de tu banco un mínimo de 3 euros. Hay formas de evitarlo, pero algunas entidades no lo están poniendo fácil.

Hacemos la prueba y comenzamos por el caso más voluntarioso, el del BBVA. Llamamos al teléfono de atención al cliente:

[audio:http://pmasdh.periodismohumano.com/files/2010/01/llamada-BBVA-info.mp3]

“Es un desastre humanitario y si se da un donativo, no se va a cobrar…”

En el BBVA sí se ha dado orden de que no se cobren comisiones sobre las donaciones y, para los usuarios que estén alerta, se comprometen a devolver aquellas que se carguen “por error”. Por error quiere decir por falta de previsión y de reacción: por un lado, los sistemas informáticos no siempre están preparados para excepciones y, por otro, la información no llega a las sucursales. Llamamos a una oficina cualquiera del BBVA, en Segovia. No saben nada.

[audio:http://pmasdh.periodismohumano.com/files/2010/01/llamada-oficina-BBVA.mp3]

“Que yo sepa, eso no es así. Las transferencias son gratis solo si tienes la nómina con nosotros”

El ‘efecto sorpresa’ o la confusión que podría alegarse quedan anulados por la magnitud de la tragedia y, sobre todo, por la experiencia. En 2004, tras el tsunami del Índico en el que murieron más de 200.000 personas, varias organizaciones de consumidores y humanitarias se quejaron del beneficio que los bancos estaban sacando de la solidaridad posterior a la tragedia. La mayoría de las entidades bancarias rectificaron y retiraron sus comisiones. Entonces argumentaron que no se habían visto en una así y que todo se debió a la “falta de experiencia”.

(Photo United Nations, Logan Abassi)

Haití , 14 Enero 2010 (Photo United Nations, Logan Abassi)

Han pasado más de 5 años y en el teléfono del Banco Santander nos dicen que “esto es como los préstamos o las hipotecas; dependiendo de la relación con el cliente, de la confianza depositada, te pueden quitar la comisión en tu sucursal. Si la haces por Internet o teléfono, no podemos hacer nada”. Ni rastro de que haya una orden parecida a la del BBVA. Todo depende de la voluntad de quien maneja tu oficina de cabecera.

El problema, en el lado de las sucursales, es encontrar una persona que quiera – o sienta – que puede ejercer su autonomía y quitarte esa comisión. “Nosotros no hemos recibido notificación ninguna de que podamos condonar ese recargo”, dice una trabajadora de una sucursal de La Caixa, elegida al azar en Cáceres. En sus oficinas centrales de Barcelona argumentan que, a pesar de que no se hayan eliminado las comisiones, en la práctica no tiene por qué haberlas. “Si realizas una transferencia a una cuenta dentro de La Caixa no hay cargo”, señala un portavoz oficial, “y todas las ONG en Haití tienen una cuenta de La Caixa”, en referencia a este listado.

Solidaridad libre de comisiones

“Para la gran mayoría de bancos y cajas, el terremoto financiero que sacude sus balances debe enjugarse con dinero recaudado como sea”, dice Paco Sanz, de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros (ADICAE), “y la normativa no pone límites en absoluto al cobro de comisiones”. La política lo ha intentado por las buenas, pero sin éxito: el Parlamento Europeo en 2004 y el Congreso español en 2005 pidieron formalmente a los bancos que se comprometieran a eliminar las comisiones en periodos inmediatamente posteriores a una catástrofe natural o humanitaria.

Gunsly Milsoit consuela a su cuñado Leo Pierre tras la muerte de Milsoit Kelly, su hermana y esposa de Leo, embarazada de tres meses durante el terremoto. (Gerald Herbert / AP)

Gunsly Milsoit consuela a su cuñado Leo Pierre tras la muerte de Milsoit Kelly, su hermana y esposa de Leo, embarazada de tres meses. (Gerald Herbert / AP)

La Coordinadora de ONG al Desarrollo de España confirma que desde el tsunami de 2004 “las cosas no han cambiado”. “Sabemos que algunos bancos negocian a nivel particular con algunas ONG para eliminar ciertos recargos, o que negocian los los clientes a título personal, pero no hay un compromiso oficial ni colectivo”, afirman los portavoces de la Coordinadora, que piden a los donantes que, al hacer su transferencia, “exijan moralmente al personal del banco que elimine todo recargo”.

Actualización (15/01 | 13.20h)

En declaraciones a P+DH, la organización de usuarios y consumidores FACUA, a través de su portavoz Rubén Sánchez, se une a la Coordinadora de ONG y pide a los bancos “que desarrollen un protocolo que garantice realmente que estas transferencias sean libres de comisiones”. Además, también hacen un llamamiento “a todos los donantes para que, si creen que les han cobrado, exijan que se lo reembolsen”.

Ausbanc acaba de hacer público un comunicado sumándose a la petición “a las entidades bancarias para que no cobren las transferencias a las ONG y, en el caso de haberlo hecho, que reintegren el dinero”.

Los lectores de P+DH aportan sus casos Actualización (17.00h)

Los lectores de P+DH están compartiendo desde esta mañana sus experiencias en nuestra página de Facebook y en meneame.net:

  • Nuria: “Desde el Banco Popular haciendo un traspaso a la cuenta del banco popular de la Cruz Roja me cobran 1,04 €uros. Repito es un traspaso de mi cuenta del Banco Popular a la cuenta de la Cruz Roja del mismo banco. INDIGNANTE y VERGONZOSO”.
  • Jellheimn: “Sí, habrá un desastre pero esas entidades financieras tienen que mantener muchos puestos de trabajo cada día. Para hacer una transferencia hay personal que se encarga de tramitarlo, supervisarlo, cuadrar… son empleados con nómina”.
  • Xabi: “Ayer mismo, tras hacer una transferencia, escribí una queja a mi banco diciéndoles que me parecía fatal que sacaran ganancia de una donación a una ONG. Lo busqué bien y no tenían ningún lugar específico para realizar donaciones, ni en su página principal ni en la de gestión de mi cuenta…Me han respondido diciendo que no tienen medios técnicos para saber si la transferencia es una donación a una ONG… ja!”
  • Cristina: “Hice una transferencia a la cuenta de Triodos Bank de MSF desde la web de Barclays (…) Me han cobrado 2,63 euros (…) Automáticamente he mandado un mensaje a Barclays pidiéndoles que o bien me devuelvan la comisión o, al menos, den ese dinero a la ONG. (…) Esta es la respuesta del banco:

Estimado Sr.[sic]: Le informamos que Barclays, en colaboración con las organizaciones Cruz Roja y Unicef, pone a disposición de sus clientes la siguiente cuenta destinada a la captación de fondos para contribuir a los trabajos de recuperación por el terremoto de Haiti: 0065 – 0100 – 15 – 0001581749 Puede ordenar un traspaso totalmente gratuito a esta cuenta. Si requiere de más información le rogamos contacte con el Servicio de Banca Telefónica en el número de teléfono 901 14 14 14. Atentamente, Barclays.

A lo que Cristina responde “¿Por qué tienen que elegir ellos a qué ONG doy mi donativo?”.

Cómo evitarlo

  1. Llama a tu sucursal de confianza y no al teléfono de información general. Puede que tengas que convencer al banquero de que no te cobre comisión.
  2. Realiza tus donaciones a través de las webs que algunas entidades han creado específicamente para este caso. Por ejemplo, La Caixa tiene en portada de su web un enlace a un sistema de donaciones sin comisión. El BBVA ha creado colaboraconhaiti.com
  3. Busca una cuenta bancaria de destino que “cuadre” con tus condiciones. Si te salen gratis las transferencias desde donde domicilias tu nómina, busca una cuenta que la ONG de destino tenga en esa misma entidad.
  4. Cambia de banco. Hay entidades que no cobran nunca comisiones por transferencias, como ING Direct, y otros que practican la banca ética, como Tríodos.
  5. Y, por supuesto, no te fíes de extraños intermediarios.

Actualización (16 de enero): La banca admite errores y el Gobierno pide una solución

¿Has hecho un donativo? ¿Cómo? ¿Sabes si has pagado comisión?

Cuéntanoslo en los comentarios o en nuestra página de Facebook.