P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

Por Helena Maleno.

Tánger dieciséis de febrero 2010

Imagina que diste a luz el domingo pasado en un hospital público marroquí. Un niño precioso.

Imagina que te dieron el alta al día siguiente, lunes.

Imagina que volviste a casa, cansada, sangrando del post-parto, con dolores aún en un útero que lucha por volver a su sitio.

Imagina que en casa te está esperando tu niña de dos años y dos meses y tu pareja.

Imagina que esta mañana mientras bañabas al bebé comenzaste a ver que le costaba respirar.

Imagina que corriste al hospital público marroquí.

Imagina que te dijeron que no podían atenderte.

Imagina que fuíste dos veces.

Imagina que la tercera vez tu bebé dejó de respirar casi en la puerta del hospital.

Imagina que pediste auxilio por tu bebé muerto.

Imagina que se lo llevaron a la morgue del hospital.

Imagina que a ti, a tu niña de dos años y dos meses y a tu pareja os llevaron a comisaría.

Ahora imagínate retorciéndote de dolor en las entrañas, el dolor agrio de la muerte de tu hijo, el dolor de un útero que te recuerda recién parida, el dolor de una leche que sube a tus senos duros como piedras. Pero imagínate NEGRA, imagínate AFRICANA, imagínate POBRE, imagínate SIN PAPELES.

Estás sentada, doblada sobre tu vientre en aquel sucio despacho de policías que van y vienen y te hablan en una lengua que no entiendes. Allí te miro e intento traducirte las preguntas que me parecen estúpidas, crueles e inhumanas.

Quieren saber qué  haceis en su reino, cómo habeis entrado y cuánto tiempo llevais aquí. Quieren saber cómo os llamais, cómo se llaman vuestros padres y porqué habeis venido.

Tu pareja grita y pide piedad. Sabe que todas las preguntas van dirigidas a justificar una deportación al desierto. Tu pareja grita y te tranquiliza llamándote “honey”.

Tu niña sonríe, juega con su gorro y canta “haleluya”.

La policía busca un intérprete de árabe a inglés para hacer el parte y llevaros a Tribunal.

Me dices que si te deportan al desierto y allí te violan no crees que aguantarás el dolor, que aún estás recién parida.

Un policía se me acerca y me pregunta : ¿Por qué haceis ésto? ¿Por placer?. Este amable policía llama “esto” a acompañar a unos padres sumidos en el dolor, a comprar algo de comida para una niña que lleva todo el día sin probar bocado y a intentar traer un poco de humanidad o al menos de buen trato a esa puñetera comisaría.

Entonces le miro, me horroriza su frialdad, y le contesto, lo hacemos por amor. Veo en él a esos seres que comen, cagan y hacen de policía para poder seguir comiendo y cagando. Siento lástima.

Detienen a tu pareja en comisaría y me dicen que como caso humanitario te dejan dormir en casa. Mañana tienes que pasar el Tribunal junto a tu marido.

Te hundes. Es la primera vez que te veo enderezar ese vientre que te duele. Gritas y lloras hasta que un policía te manda callar.

No lo soporto, me puede la escena y le pido por favor que entienda que tu hijo ha muerto hoy, que estás recién parida, que te duelen las entrañas.

Me responde con desprecio que en este reino hay unas leyes, que aquí se hace lo que dice el procurador del rey y que tú eres una NEGRA CLANDESTINA.

Mañana iremos al Tribunal, mañana un hombre de este reino decidirá si te tiran a ti y a tu niña al desierto de madrugada. A partir de ahí la suerte decidirá  si serás violada, si tu hija será raptada o porqué no violada también.

Imagínate que todo eso te ha pasado hoy.

Imagínate que a todas nos duelen sus entrañas.

Imagínate que a todas nos duelen nuestras entrañas.

* Helena Maleno,licenciada en Ciencias de la Información, es investigadora especialista en fenómenos migratorios, con especial atención a menores y víctimas de trata con fines de explotación y abarcando las redes de trata desde África subsahariana. Especialista en investigación acción-participativa y especialista en género y desarrollo. Colabora con Women Worldwide Link, actúa como Delegada de CEAR en Marruecos para casos de refugiados y refugiadas. También es voluntaria en Cáritas Tánger y miembro de la red de apoyo Caminando Fronteras.


y espera unos segundos…….

.

El nuevo documental “Gaza War in Media” -”Gaza, la guerra en los medios”- recoge testimonios que ponen en cuestión la versión oficial transmitida por la mayoría de medios de comunicación españoles respecto a la operación israelí “Plomo Fundido”, operación que costó la vida de más de 1400 palestinos y dejó heridos a otros 5.000, la mayoría de ellos no combatientes.

Según dicha versión, Israel se estaba “defendiendo” del lanzamiento de cohetes Qasam por parte de Hamas, al destruir mediante bombardeos masivos la “infraestructura” de este grupo “terrorista”. En realidad, tanto los bombardeos como la ofensiva terrestre del ejército israelí iban dirigidos contra la población civil de la Franja de Gaza, como ha demostrado el informe Goldstone, encargado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Oscar Dominguez y Juan Linares han realizado el documental, producido por la Fundación Ardiaca, con imágenes grabadas por Alberto Arce durante el ataque a Gaza y con testimonios de diversos periodistas, escritores, activistas y profesores.

Video Promo 4 minutos

Más sobre el ataque a Gaza y los medios hace un año:

La diferente imagen de los ciudadanos sobre el ataque a Gaza

Desmontando los tópicos de Gaza por Mónica G. Prieto.

Israel intenta intimidar a periodista español en Madrid

La propaganda israelí vence a a la información

Lo que no se ve no existe

Miente y vencerás

¿Las 12 reglas del periodismo para Israel – Palestina ?

Fotoperiodista bajo el fuego

La Información sobre Gaza según qué israelíes

Silencio en los medios sobre la censura israelí

¿¿De que se ríen??


Israel deja de matar … de momento.

por Javier Bauluz. Publicado en PEG en domingo, enero 18, 2009

Hace dos minutos que la maquinaria de Israel ha dejado de matar en Gaza. De momento. Pero no se retiran y seguirá el conflicto. Es una buena noticia, sobre todo para quienes llevan semanas viviendo bajo el terror, encerrados en un campo de concentración o gheto de donde no pueden huir y donde pasan todo tipo de calamidades y necesidades básicas. El complejo de Scarlet O´Hara en “Lo que el viento se llevo” parece ser la única explicación al comportamiento inhumano de parte de los descendientes de los campos y ghetos nazis.

Afortunadamente para los palestinos ya tocaba cambiar de tercio, hoy o mañana, ante la venida del profeta negro Obama. Tenían que parar ya la fiesta gore para no aguar la celebración del ansiado cambio de ¿rumbo o sólo de Presidente? de los EEUU, el primo de Zumosol de Israel, amo y señor absoluto de los derechos humanos del planeta. Un patio ensangrentado y difícil para el nuevo líder del Imperio más odiado, junto a Israel, por una gran parte de los habitantes de este triste mundo donde los ricos van al cielo y los pobres se comen la miseria y su propia hambre.

Nadie en su sano juicio pensaría que ningún país puede hacer lo que hacen Israel y EEUU sin ser condenados y castigados por la famosa comunidad internacional que sólo actúa contundentemente cuando a aquellos les conviene. Patético. Tan patético como la triste figura del hipotético Presidente del mundo, el secretario general de la ONU, suplicando paz mientras a pocos kilómetros, al otro lado del infame muro de Israel, bombardeaban la cuarta escuela-refugio de la onu (con minúsculas). Una lluvia de fuego cayó sobre la escuela, sobre civiles, niños, mujeres, médicos y personal de la onu para celebrar el cercano fin de la orgía de sangre israelí.

“Afortunadamente” sólo murieros dos niños, su madre y otros cuatro palestinos “normalitos”, de esos a los que ya no impresiona a nadie que los maten, ya que ni siquiera son niños, aunque tal vez son padres, y pudiera ser que, tal vez, podrían ser conocidos de algún tipo que alguna vez saludó a su vecino de Hamás. Es decir, potenciales terroristas, de esos que tiran cohetes caseros que ya han matado a cuatro ciudadanos israelies, en los tiempos en que han asesinados más de 1.000 palestinos, sin el “ciudadanos”, por supuesto.

Entre ellos más de 300 niños que supongo que estarán en el limbo, felices al cesar su sufrimiento, terror y angustia propia de esos pequeños seres humanos que, como mi hijo y el tuyo, lo único que necesitan es sentirse protegidos y amados. Justo lo que los niños palestinos sienten cuando sus madres impotentes les abrazan en medio de las bombas cayendo.

“Si existe Dios estará llorando”, decía ayer un amigo israelí del médico y padre palestino que vió como mataban a tres de sus hijas y herían a otras dos en su propia casa, sólo unos momentos antes de entrar en antena de una televisión israelí a hablar de la necesidad de la coexistencia pacifica. Su llanto y sus gritos de dolor en directo angustiaron al periodista israelí y seguro que también a muchos israelíes de corazón limpio, de esos que se manifiestan contra la agresión mientras les llaman traidores en la calles, o de esos que se niegan a ser soldados que matan civiles.

También a aquellos judíos de todo el mundo que están horrorizados y avergonzados de lo que hacen sus hermanos con Gaza y que gritan a los cuatro viento !No en mi nombre¡. Esos otros judíos que tambien podrían ser acusados de antisemitas, igual que a quienes defienden los derechos humanos, por la perfecta maquinaria de propaganda israelí que manipula con eficacia germana los medios de comunicación y las almas de los crédulos.

Una vez más me siento orgulloso de pertenecer a la misma profesión que muchos de los colegas periodistas que han desafiado al miedo, la locura y tambien al dolor propio, ya que la mayoría de ellos son del pueblo palestino, para ser nuestros ojos y oídos dentro de ese campo de concentración de Gaza, al que Israel ha querido dejar sin testigos ni periodistas. Gracias, muchas gracias por vuestro coraje.

Ese periodismo con derechos humanos por el cual trabajamos y que queremos muchos periodistas y ciudadanos que ya firmamos el Manifiesto P+DH aunque, por miedo o interés, los grandes medios no quieran ni publicar las fotografías duras o las historias de los derechos de las personas anónimas que sufren las consecuencias de las decisiones de los que salen en portada encorbatados o encorbatadas.

Hoy he visto lo que para mí sería el próximo Premio Pulitzer. Las fotografías tomadas por Mohammed Abed bajo el fuego de los proyectiles israelíes que caían sobre su cabeza y las de los refugiados y médicos en la escuela de la onu. Creo que son el símbolo del coraje del periodista que necesita contar, a riesgo de su propia vida, lo que sucede a quienes se les niegan los derechos humanos.

Gaza: Un año después según MSF

Información sobre Gaza hoy


  • La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha condenado a México por no garantizar la vida e integridad de las mujeres de Ciudad Juárez.
  • Es la primera sentencia de un tribunal americano que condena a un Estado por violaciones de derechos humanos por discriminación de género y condición social.
Una de las manifestaciones que se han ido sucediendo en los últimos años contra los asesinatos de mujeres en el estado de Chihuaha. Ésta tuvo lugar en 2002, y fue la primera en la que cientos de mujeres se concentraron en México DF contra esta situación. (Ismael Rojas/AP)

Una de las manifestaciones que se han ido sucediendo en los últimos años contra los asesinatos de mujeres en el estado de Chihuaha. Ésta tuvo lugar en 2002, y fue la primera en la que cientos de mujeres se concentraron en México DF contra esta situación. (Ismael Rojas/AP)

“Las mujeres que tienen vida nocturna, salen a altas horas de la noche y entran en contacto con bebedores están en riesgo. Es díficil salir a la calle y no mojarse”. Así explicaba los asesinatos en Ciudad Juárez, en la frontera mexicana con Estados Unidos, el entonces Procurador de Justicia del Estado de Chihuahua, Arturo González Rascón, máximo responsable en la región para la investigación de estos casos, en el diario más importante de la ciudad. Ahora, las familias y las organizaciones demandantes se han encontrado con que será precisamente él uno de los encargados de supervisar el cumplimiento de la sentencia por parte de México, ya que ahora es el Fiscal General de la República. Ya a finales de los noventa, un tribunal mexicano y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos lo acusaron de obstruir la investigación de varios asesinatos de mujeres y un informe de la ONU señaló graves irregularidades en el esclarecimiento de estos casos en 2003.  En todos estos años, González Rascón ha mantenido la misma actitud en relación al asesinato de mujeres que el gobierno mexicano, la indiferencia.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha encontrado al Estado de México culpable de no prevenir adecuadamente la muerte y agresiones físicas y psicológicas de tres mujeres jóvenes cuyos cuerpos fueron encontrados en un campo algodonero en Ciudad Juárez. Viviana Weisman, representante de Women Link Worldwide, nos explica que “lo que hace muy bien la Comsión es presentar casos individuales representativos de una situación estructural, por lo que esta sentencia sienta jurisprudencia en el ámbito de violaciones de derechos por cuestión de género, y no sólo en Latinoamérica sino en todo el mundo”.

Efectivamente, el caso juzga la desaparición y posterior investigación de la desaparición de tres jóvenes en septiembre y octubre de 2001, que fueron encontradas a principios de 2002 junto a otros cinco cadáveres que no forman parte del caso porque no habían sido identificados cuando se inició la causa judicial. Pero el caso Algodonero representa perfectamente el feminicidio que tiene lugar en Ciudad Juárez:

- Laura Berenice Ramos Monárez, de 17 años, no regresó a casa después de ir al colegio y trabajar como camarera en un bar.

-Claudia Ivette González , de 20 años, fue vista por última vez al salir de la maquiladora donde trabajaba y donde no le dejaron entrar por llegar dos minutos tarde.

-Esmeralda Herrera Monreal desapareció cuando volvía a casa después de trabajar como empleada de hogar en una casa de ciudad Juárez.

El Campo Algodonero el día que se encontraron los cadáveres de las tres jóvenes de este caso junto a los de otras cinco jóvenes. (Álex Sánchez, Diario de Juárez/AP)

El Campo Algodonero el día que se encontraron los cadáveres de las tres jóvenes de este caso junto a los de otras cinco jóvenes. (Álex Sánchez, Diario de Juárez/AP)

Cuando los familiares fueron a denunciar su desaparición, los policías les dijeron que estarían con sus novios y no las buscaron. Un patrón de violencia y de conducta policial que se lleva repitiendo desde 1993, cuando el Tratado de Libre Comercio con América del Norte intensificó la presencia de maquiladoras -empresas textiles estadounidenses- en la zona, que contratan prioritariamente a mujeres. El rol de éstas cambió abruptamente en una sociedad patriarcal y machista. Éste es uno de los causas que los expertos, y la propia sentencia, identifican en la raíz de un feminicidio del que se carecen de cifras exactas, y que oscilan entre las 400 que recogen informes de Amnistía Internacional y del Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW) a partir de los datos de las ONG nacionales hasta los 2.415 casos de desaparecidas de los que el Estado dijo no poder informar porque “los expedientes no los tenían físicamente”. Se calcula que, en Ciudad Juárez, desde mediados de los noventa, más de mil mujeres han sido violadas, torturadas, asesinadas y desaparecidas. Pero no son las cifras de violencia contra la mujer en Ciudad Juárez el único aspecto específico de esta situación puesto que, según el último informe del Instituto de las Mujeres de Ciudad México, el 60% de las mujeres mexicanas han sufrido violencia machista. Es la suma de los siguientes circunstancias las que confieren especicificidad a la situación del estado de Chihuahua, dando lugar a un patrón de violencia sistemática basada en el género, la condición social y la edad:

  • Mujeres de entre 15 y 25 años, pero también niñas, de escasos recursos, trabajadoras –sobre todo de maquilas-, estudiantes y/o migrantes.
  • Las mujeres son secuestradas y mantenidas en cautiverio, sus familiares denuncian su desaparición y tras días o meses sus cadáveres son encontrados en terrenos baldíos, pero transitados. De hecho, normalmente los cuerpos no se encuentran tras una profusa investigación policial, sino que son encontrados casualmente por transeúntes. Los cuerpos tiene signos de gran violencia, incluyendo la violación u otros tipos de abusos sexuales, tortura y mutilaciones que sólo pueden perpetrarse en el cuerpo de las mujeres.

De hecho, a una de las víctimas de Algodoneros le habían arrancado o cortado un pecho y, como a otra de las mujeres, el pezón del otro pecho. Según la investigación llevada a cabo durante el juicio, el trato recibido antes de su muerte les causó “un sufrimiento psicológico agudo, y tuvieron un móvil sexual pues fueron encontradas semidesnudas, aunque no se puede determinar exactamente las circunstancias  por el gran deterioro sufrido por los cadáveres por el paso del tiempo.

  • “Esta sentencia es muy importante porque pone en evidencia dos tipos de discriminación: la propia violencia en sí y la falta de acceso a la justicia de las víctimas. Y son personas en las que confluyen muchos ámbitos de discriminación”, explica Weisman. De hecho, uno de los aspectos más importantes de esta sentencia es que también condena a México por no hacer justicia en estos casos lo que le hace responsable de la impunidad de estas violaciones de derecho que “perpetúa la aceptación social del fenómeno de la violencia contra las mujeres, el sentimiento y la sensación de inseguridad en las mujeres, así como una persistente desconfianza de éstas en la administración de justicia” según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Por cada mujer que muere en el Estado de Chihuahua, son miles las que sufren todo tipo de maltrato y vejaciones. Éstas apenas si denuncian. Y los casos resueltos de mujeres asesinadas son una minoría ínfima, de la que se carece de cifras porque aunque el Estado afirmó que un 40% de los casos habían sido resueltos no aportó documentación que así lo acreditase.

La tendencia a juzgar la conducta de las desaparecidas antes de iniciar los procedimientos para su búsqueda así como tener que informar sobre las preferencias sexuales de éstas, lo cual estaba recogido en el protocolo según la propia sentencia, fueron otro de los malos tratos a los que los familiares tienen que hacer frente cuando van a poner la denuncia de desaparición. Tanto es así que Amnistía Internacional denunció que “en el año 2001 la Procuraduría de Justicia del Estado de Chihuahua había puesto en práctica el criterio de ‘desapariciones de alto riesgo’, basado únicamente en el comportamiento de la víctima. Si la mujer desaparecida era una persona con una rutina estable, ésta podría ser candidata para este tipo de búsqueda. Este criterio resultó altamente discriminatorio y poco funcional ya que para el año 2003, solo existía un caso de desaparición considerado como de alto riesgo”.

Amicus Curiae

Otra de las peculiaridades de este proceso ha sido la implicación de decenas de organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres mexicanas, de familiares de las víctimas así como de organismos internacionales como la Comisión Internacional de Juristas, Human Rights Watch, Amnistía Internacional, el Programa internacional de salud sexual y reproductiva de la Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto y Women Worldwide Link, entre muchos otros. Participaron en el proceso a través de la figura jurídica del Amicus Curiae, por la que personas o entidades ajenas al litigio ofrecen sus conocimientos y opinión sobre el tema en cuestión y que suele utilizarse cuando está en juego algún derecho fundamental o libertad. “Las organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos de la mujer hemos estado muy pendientes porque sabíamos que de aquí podría salir una sentencia muy importante y paradigmática”, nos explica la directora ejecutiva y cofundandora de Women Worldwile Link.

La condena

En el ámbito jurídico y de defensa de los derechos humanos es conocida la exhaustividad y pedagogía de las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos y creada con la función de salvaguardar el cumplimiento de los Derechos Humanos en los países firmantes. De carácter consultivo, sus decisiones son vinculantes, definitivas e inapelables. Y en este caso, además la condena es muy amplia y específica, por lo que resulta de especial interés conocer todos los aspectos que recoge:

  • conducir eficazmente el proceso penal de estas tres jóvenes asesinadas.
  • investigar  y juzgar a los funcionarios acusados de irregularidades.
  • publicar en un plazo de seis meses y en un diario de amplia circulación en el estado de Chihuahua esta sentencia.
  • realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional en honor a la memoria de las tres asesinadas, así como destinarles un monumento en su memoria y de las víctimas de homicidios por razón de genero en Ciudad Juárez.
  • adecuar a los estándares internacionales los mecanismos y protocolos de investigación y persecución de estos delitos.
  • creación de una web y una base de datos que recoja toda la información de las víctimas de esta violencia en Chihuahua desde 1993.
  • Implementar programas y cursos permanentes de educación y capacitación en derechos humanos y género destinados a los funcionarios públicos y a la población de la región.
  • Ofrecer atención médica, psicológica o psiquiátrica a los familiares de las desaparecidas de este caso y pagarles unas indemnizaciones, que los familiares no solicitaron, pero que la Corte consideró oportunas, de unos 27.000 euros de media a cada una de las familias de las víctimas.
  • Crear una Comisión Nacional que será le encargada de vigilar y asegurar el cumplimiento de la sentencia. Uno de sus miembros será el ex Procurador Arturo González Rascón, cuyas declaraciones recogíamos al principio del texto.

La sentencia introduce dos avances jurídicos en el ámbito de los derechos humanos de las mujeres: declaró violaciones directas a la convención Belém Do Pará de la OEA, dedicada a la prevención, sanción y erradicación de la violencia de la mujer,  lo que siente jurisprudencia en su incorporación al derecho de pleno, y reconoce que los homicidios por razones de género son conocidos como feminicidio, otorgándole una entidad jurídica propia.

Al conocer la sentencia, la madre de Esmeralda Herrera, Irma Monreal, declaró a IPS con los ojos anegados de lágrimas “No podía quedarme de brazos cruzados ante la muerte de mi hija. La condena es una buena noticia para las familias, me siento reivindicada”.


  • Con 58 disidentes presos, encabeza la lista de países con menos libertad de expresión en Internet
  • Las ONG han denunciado una campaña de represión coincidiendo con la visita de Obama
  • 40.000 personas trabajan en el control de los contenidos de la Red

Ilustración: Guy Billout / Wired

“Soy un gran partidario de la no censura”. Barack Obama capeaba el asunto de la falta de libertad de expresión en China durante su encuentro con un grupo de universitarios de Shanghai preparado por la Embajada estadounidense. El eco de sus palabras ha retumbado más fuera que dentro del país, donde sólo pudieron ser publicadas en 30 páginas web.

Organizaciones como Human Rights in China (HRIC) o Chinese Human Rights Defenders (CHRD) han denunciado que durante la reciente visita del presidente estadounidense, el Gobierno de Hu Jintao realizó una campaña de control y detención de disidentes y activistas, entre las que se encuentran 90 personas que se manifestaban en Pekín contra la demolición de sus casas ante la celebración de la Exposición Universal de Shanghai 2010. Según CHRD hubo 42 arrestados que fueron trasladados a las “cárceles negras“, centros de detención ilegales donde se violan los derechos de los prisioneros según Human Rights Watch.

En el gigante asiático hay 300 millones usuarios de internet de los que 60 millones son blogueros. China tiene la mayor comunidad de internautas del mundo, tan grande como su capacidad de censurar miles de webs, incluidas las de Facebook y Twitter. En su tarea cuenta con el respaldo de Microsoft, Google, Yahoo y Baidu.cn (éste último acapara el 60% de las búsquedas), que filtran los contenidos “subversivos” y colaboran en la desaparición de informaciones relativas los derechos humanos, el Dalai Lama, la Carta 08 o la democracia y en el bloqueo del acceso a las páginas de Internet de organizaciones como Reporteros sin Fronteras y Amnistía Internacional.

A éstas se suman otras estrategias como la orden de que los ordenadores fabricados a partir de julio llevasen instalado un software de control de contenidos, que ante el rechazo que suscitó entre los usuarios y los propios fabricantes quedó como una opción voluntaria para las marcas, a la que se acojen muchas de ellas. Un estudio de OpenNet Initiative afirma que esta medida no es más que una forma con la que el Estado pretende limitar los contenidos políticos y religiosos.

40.000 empleados del Estado y el Partido vigilan los ficheros que circulan por la Red. El informe “Los enemigos de Internet” de RFS asegura que sólo en 2008 alrededor de 3.000 páginas fueron bloqueadas a través de un sistema de “palabras prohibidas” que serían, por ejemplo, las asociadas a la matanza de Tiananmen en 1989: oleada estudiantil del 89, movimiento estudiantil del 89, alteraciones, revueltas, masacres, etc.

En China 58 ‘ciberdisidentes’ están encarcelados, algunos de ellos desde hace más de 9 años. Tras la breve apertura a la que se vio forzado el país con la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín, el Gobierno ha vuelto a levantar la Gran Muralla virtual que comparte países como Arabia Saudí, Birmania, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán o Vietnam.

Imagen 15

Niveles de filtro de contenidos | Mapa: OpenNet Initiative


  • El representante del nuevo Ministro califica la celda de los niños como “peor que el Infierno de Dante”.
  • Promete cerrar el centro y mejorar las condiciones, la dignidad y acortar los tiempos de detención

El nuevo gobierno griego califica de “inhumano campo de concentración” el centro de detención de Pagani en la isla griega de Lesbos, del que P+DH ha informado en varias ocasiones, y donde los días pasados, los hacinados inmigrantes han incendiado las celdas para denunciar su situación. En Pagani mantienen separados a los padres de las madres y sus hijos, y no les permiten comunicarse ni les informan de su estado y centenares de niños solos están detenidos.

Spyros Vougias,  representante del nuevo Ministro de Protección de los Ciudadanos ha condenado las condiciones "inhumanas" de Pagani. Foto: NoBorders Lesvos 09

Spyros Vougias, representante del nuevo Ministro de Protección de los Ciudadanos ha condenado las condiciones "inhumanas" de Pagani. Foto: NoBorders Lesvos 09

Spyros Vougias, representante del nuevo Ministro de Protección de los Ciudadanos, acompañado por varias ONG, ha visitado Pagani y ha condenado las condiciones “inhumanas” y  propias de un “campo de concentración” y ha reconocido que “no es un lugar para seres humanos”.

kind-mit-vatter

Alegría en Pagani. Foto NoBorders Lesvos 09

Tras hablar con los inmigrantes prisioneros en sus jaulas, Vougias ha calificado la celda de los niños como “peor que el Infierno de Dante” y ha prometido que el centro será cerrado, según ha informado la plataforma Noborders Lesvos 09, quienes también afirman que ayer mismo la policía golpeó a varios inmigrantes y, como es habitual, no les permitió recibir la atención médica necesaria. Por otra parte Vougias ha asegurado que mejorarán las condiciones, la dignidad y se acortará el tiempo de detención de los inmigrantes.

El agua que inunda las celdas moja los sucios colchones donde duermen las familias detenidas. Foto: NoBorders Lesvos 09

El agua que inunda las celdas moja los sucios colchones donde duermen las familias detenidas. Foto: NoBorders Lesvos 09

A pesar de la indiferencia y mayoritario silencio informativo , la denuncia, la presión y el acompañamiento de las organizaciones sociales como MSF, ACNUR y activistas de  NoBorders Lesvos 09 en defensa de los derechos humanos de los inmigrantes de Lesbos, han conseguido la promesa del gobierno de que el centro será cerrado próximamente y que los niños presos sean liberados.

Más de 100 niños están presos Pagani. Foto NoBorders Lesvos 09

Más de 100 niños están presos Pagani. Foto NoBorders Lesvos 09


Quien hace la ley hace la trampa pero en esta ocasión la trampa la puso el traductor. Según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en contra de lo que dice la versión española del Acuerdo Schengen, España no está obligada a expulsar a los inmigrantes irregulares [PDF]. Se trata de un error en la traducción de la directiva.

El texto en español [PDF], en su artículo 11, dice que la persona “será expulsada”:

1. Cuando el documento de viaje de un nacional de un tercer país no lleve sello de entrada, las autoridades nacionales competentes podrán presumir que el portador no reúne o dejó de reunir las condiciones de duración de la estancia aplicables en el Estado miembro de que se trate. […]
3. De no refutarse la presunción a que se refiere el apartado 1, el nacional del tercer país será expulsado por las autoridades competentes del territorio del Estado miembro de que se trate.»

Inmigrantes senegaleses deportados llegan a su país. Foto:marchaigualdad.blogspot.com

En la versión original el “será expulsado” es un “podrá ser expulsado”, modificando así la naturaleza de la sanción que no se plantea como una obligación, y que deja en manos de la legislación de cada país su aplicación, como recuerda la sentencia del Tribunal de Justicia:

En su versión en español, dicho apartado impone una obligación, en la medida en que prevé que, si no se refuta la presunción, el nacional de un tercer país «será expulsado» del territorio del Estado miembro de que se trate por sus autoridades competentes. En cambio, en todas las demás versiones lingüísticas, la expulsión aparece como facultativa para dichas autoridades.

De hecho, la ley de extranjería española, que está siendo reformada, ya recoge que la expulsión puede ser sustituida por una multa de hasta 6.000 euros. Una práctica que se lleva a cabo de forma desigual en España, donde las resoluciones judiciales varían ante un caso de similares características en función de la sala donde se tramite. El propio Tribunal Supremo ha dictado multitud de sentencias (como ésta, PDF) donde afirma que la sanción a imponer ante estas “faltas graves”, como las denomina la ley, es la de multa y no la de expulsión pues no existe un plus que justifique la sustitución una por la otra.

Ése es el caso de los inmigrantes bolivianos que motivaron la sentencia del Tribunal europeo, ambos recibieron en el año 2006 una orden de expulsión de la Delegación del Gobierno de Murcia y la prohibición de pisar el territorio Schengen durante cinco años. Presentaron un recurso al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la comunidad por considerar que la decisión era desproporcionada y pidieron su sustitución por una multa. El TSJ de Murcia ha recurrido [PDF] al Tribunal de Justicia de la UE para preguntarle sobre si el Derecho comunitario obliga o no a expulsar a los inmigrantes sin papeles, y el organismo europeo asegura que esa no es la intención del Acuerdo.

La voluntad real del legislador no fue imponer a los Estados miembros de que se trata la obligación de expulsar de su territorio al nacional de un tercer país que no consigue refutar la presunción contemplada en el apartado 1 de dicho artículo, sino dejarles la facultad para hacerlo.


  • En los últimos días, los inmigrantes presos han incendiado en varias ocasiones las celdas para denunciar su situación.
  • Mantienen separados a los padres de las madres y sus hijos, y no les permiten comunicarse ni les informan de su estado.
  • Trescientos de los novecientos inmigrantes encarcelados en el centro Pagani de Lesbos fueron liberados ayer.
Menores detenidos en el centro Pagani/No borders Camp Lesvos

Menores detenidos en el centro Pagani/Noborders Lesvos

Tras la huelga de hambre que hizo un grupo de menores encarcelados en el centro de detención de Pagani en la isla griega de Lesbos, a finales de agosto, las protestas se han ido agravando durante el último mes y medio. El pasado viernes varios prisioneros incendiaron su celda.El lunes al menos otras dos celdas fueron incendiadas.

Pero, ¿qué está pasando dentro del centro Pagani para que los propios presos metan fuego a sus celdas? Muchas de las novecientas personas, procedentes de Oriente Próximo, el noreste africano y de Europa del Este, llevan meses encarcelados sin saber cuándo serán liberados, ni bajo qué condiciones. Viven hacinados, los padres separados de sus mujeres e hijos, sin poder comunicarse entre ellos, incluso, algunos sin saber si sus familiares permanecen aún en el centro o en cómo y dónde estarán sus mujeres e hijos, puestos en libertad hace algunas semanas. Todo este ambiente de tensión se agravó cuando hace unas semanas fue liberado un grupo de presos, entre los que había personas que llevaban menos tiempo retenido que otras que se quedaron. Hay personas que aseguran llevar cinco meses en el centro.

MSF consiguió que algunos de los niños presos pudieran ver a sus padres ©MSF

MSF consiguió que algunos de los niños presos pudieran ver a sus padres ©MSF

“En una de las celdas, de unos 200 metros cuadrados, encontramos más de 200 mujeres con niños. De los 68 niños, 36 eran menores de cinco años. Entre estas personas, había 5 mujeres embarazadas en su octavo o noveno mes.(…) Cuando llegamos, las mujeres llevaban días sin salir al patio. Una de las primeras cosas que hicimos fue sacar a los niños fuera de la celda y acompañarles a visitar a sus padres (…)Fue un momento muy emotivo para nosotros ver a padres abrazando a sus pequeños a través de los barrotes, a menudo llorando.(..) Un padre no paraba de preguntar acerca de su esposa y su hijo recién nacido que había venido al mundo hacía pocos días. Su esposa y su bebé estaban aún en el hospital y a él no se le permitía visitarles allí. Le preocupaba que su esposa y su hijo fueran devueltos al centro de detención. También nos dijo que tenía miedo de que él y su familia muriesen allí“.

Estos extractos son parte de  la carta publicada por la adjunta del Jefe de una Misión de Médicos Sin Fronteras. Ionna Kotsioni formaba parte del equipo de MSF que volvió en agosto de este año al centro de detención de inmigrantes Pagani, en la isla Lesbos, después de que la organización decidiese abandonar esta misión en septiembre de 2008 porque las autoridades no les dejaban hablar ni antender a los presos que necesitaban ayuda legal o médica.

Gracias a la presión llevada a cabo en agosto por MSF, ACNUR y la plataforma Noborders Lesvos consiguieron que unas 300 personas, en su mayoría mujeres y menores no acompañados, fueran trasladadas a un lugar con mejores condiciones “donde los niños no estuviesen encerrados en celdas y donde pudieran esperar que sus padres fuesen puestos en libertad”, según cuenta MSF. Las autoridades locales ofrecieron el camping de Lesbos, pero sólo podrían quedarse cuatro días. Cuando partían para Atenas llevaban un pase en el que se les pedía que abandonasen Grecia por sus propios medios en los 30 días siguientes. “Entre ellos había dos familias palestinas con niños pequeños y sus madres embarazadas de 8 meses. También había una familia afgana con una niña recién nacida y dos niños pequeños más. La tía del bebé me dijo que decidieron llamar a la pequeña Daría, que significa “mar” y no dejaba de repetirme que era un bebé griego ahora, que había nacido en Grecia. Esta familia y algunas más, en total 40 personas, quedaron abandonadas a su suerte en el puerto sin ningún lugar a donde ir, totalmente abatidas. (…) En realidad, para todos estos migrantes indocumentados no se contempla proveerles con alimentos, refugio ni lo que es más importante, atención sanitaria. (…) A MSF le inquieta la suerte de todas estas personas que se enfrentan a un futuro de indigencia e incertidumbre“, explica la organización en la carta.

Mujeres liberadas del centro de detención de Pagani recién llegadas a Atenas ©MSF

Mujeres liberadas del centro de detención de Pagani recién llegadas a Atenas ©MSF

Ayer, tras los incendios de las celdas, fueron puestas en libertad 300 personas, incluidos familias y hombres. Tuvieron que comprar los tickets para los barcos que les llevarían a Grecia por sus propios medios.  ”Cada día llegan unas cien personas al centro de Lesbos, y cientos siguen aún presas. Pagani no está vacío. Hay mucha policía dentro, los prisioneros sólo pueden salir al patio diez minutos a la semana y la próxima revuelta está a la vuelta de la esquina”. Así termina la última información publicada por la plataforma Noborders Lesvos.

Puesta en libertad de detenidos de Pagani

Inmigrantes puestos en libertad ayer se dirigen al barco que les llevará a Atenas/ Noborders Lesbos



  • Primero de los tres capítulos en los que P+DH relatará los intentos de los inmigrantes que quieren cruzar a Ceuta y el desengaño de aquellos que consiguen llegar y se encuentran encerrados en la ciudad
  • Medio centenar de inmigrantes viven escondidos en el bosque marroquí esperando su oportunidad
  • Cada semana cuatro o cinco personas cruzan la frontera en barca, a nado o en dobles fondos de vehículos
Un inmigrante camina por las montañas marroquíes cercanas a la frontera española de Ceuta. Sept 2009. Fotografía Sergi Cámara / Piravan

Un inmigrante camina por las montañas marroquíes cercanas a la frontera española de Ceuta. Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan (c)

El agua hierve en el interior de una vieja cacerola. El fuego de la hoguera brilla en los ojos de los seis africanos que lo rodean y dibuja sus perfiles en los árboles. El tiempo pasa lento, muy lento, en el bosque marroquí cercano a la frontera entre Marruecos y Ceuta donde unos cincuenta inmigrantes esperan su turno para cruzar a España.

Willy se limpia el sudor mientras se acomoda en el asiento que forman un par de troncos amarrados. Lleva casi una hora caminando por el monte para llegar al campamento. Ha pasado la tarde sentado en la carretera esperando a que alguien se detenga para darle comida. “La vida aquí es muy dura”. Repite esa frase por inercia, sin esperar una respuesta ni consuelo. Salió de Congo para dejar atrás la violencia y más de un año después continúa huyendo, escondiéndose “como un animal” de las redadas policiales, en un país en el que oficialmente nunca ha estado. Los compatriotas que le acompañaron en el camino consiguieron cruzar y él se ha quedado solo junto a un grupo de senegaleses con los que comparte comida y agua.

A las ocho y media de la tarde ya es noche cerrada y sólo quedan los destellos de las linternas que les ayudan a moverse por el monte, aunque todos podrían recorrer cada palmo del camino con los ojos cerrados. Este campamento es un lugar de paso para los inmigrantes que malviven entre chozas de plástico esperando el momento para cruzar, ya sea a nado, en lancha o saltando la doble valla de seis metros de altura que separa el pesquero pueblo marroquí de Beliones y Benzú, la pequeña aldea española que marca la diferencia entre estar en Europa o seguir en África. Así de simple, un centenar de metros.

La valla de Ceuta cercana al mar.  Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan

La valla fronteriza de Ceuta cercana al mar. Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan (c)

A la luz del día nadie se atreve a intentarlo pero con la complicidad de la noche salen del letargo. A pesar del desánimo y el cansancio, algunos bajan a la orilla del mar para reconocer el terreno y preparar la travesía. A otros les ha llegado el momento, hoy volverán a intentarlo. Las fuerzas de seguridad marroquíes también despiertan de noche y activan la alerta en los puestos de control, vigilan la costa con lanchas a motor y recorren a pie la montaña en busca de clandestinos. Marruecos cumple a rajatabla el encargo de controlar la inmigración que le ha convertido en una subcontrata europea para externalizar fronteras.

La calma tensa en Beliones

Los vecinos de Beliones reconocen que antes había más movimiento pero aún así el goteo no cesa. “Ahora hay mucha vigilancia pero los “morenos” siguen bajando a la playa”, dice el dueño de un bar. “Por la noche se les ve, se esconden pero todo el mundo sabe que están ahí”.

La madrugada en el pequeño pueblo fronterizo es silenciosa. Es Ramadán, a las tres de la mañana el canto del muecín interrumpe la calma y los hombres salen a la calle camino a la mezquita. Después de la oración vuelven a casa y regresa el silencio. Alrededor de las cinco, dos policías aparecen entre la vegetación de la montaña que rodea Beliones, uno de ellos agarra violentamente a un joven negro por el cuello de la sudadera, lo arrastra hasta la carretera mientras grita y levanta la porra haciendo señas para que nadie se detenga a ver qué está ocurriendo. El detenido no ofrece resistencia pero su cara evidencia el terror que le produce quedarse frente a frente en la oscuridad con el gendarme marroquí.

Lo que podría ocurrir después, lo sabe Ibrahim. Este joven de Costa Marfil recuerda cómo el miedo le paralizó al encontrarse en esa misma situación. La policía marroquí lo detuvo en dos ocasiones cuando se preparaba para saltar la valla. “Me pegaron mucho y me llevaron a Oujda (frontera entre Marruecos y Argelia), allí me abandonaron y tuve que volver a empezar”. Ibrahim estuvo tres años entre Rabat y Beliones, se iba a la capital cuando escapaba de las redadas. Hasta que uno de sus intentos le abrió la puerta a Europa. Cruzó en barca hace un año y ocho meses. Ahora vive en Ceuta, sin papeles y trabajando de aparcacoches.

Varios niños se bañan cerca de la valla de Ceuta que entra en el mar.  Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan

Varios niños se bañan cerca de la valla de Ceuta que linda con el mar. Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan (c)

Por mar o por tierra

Desde septiembre de 2005, cuando más de 150 inmigrantes cruzaron la valla, y cinco murieron por disparos de los gendarmes marroquíes, el control policial tanto de Marruecos como de España ha hecho que acercarse a la verja sea tarea imposible. Ahora las entradas por tierra se registran sobre todo en los dobles fondos de vehículos y las marítimas, aprovechando que perdura el buen tiempo, en barcas o a nado, desafiando a las bajas temperaturas del agua y a las corrientes marítimas.

Samuel Faith llega a las puertas del CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) por la mañana, ha cruzado de madrugada y viene con lo puesto. “He llegado a la ciudad y unos compatriotas me han dicho que viniera aquí”. El paso de los minutos le relaja, pero una risa nerviosa va y viene mientras cuenta cómo ha conseguido entrar. “Mi mujer y mi hijo están en España desde hace 4 años, se lo expliqué a un marroquí y me dijo que me traería a Ceuta. En el viaje me agarré a su espalda y él fue nadando hasta dejarme en la orilla”. Pagó 300 euros por dos horas de viaje sobre un “motor humano”, como se les conoce a los nadadores. “El hombre que me trajo sólo me dijo que corriera al llegar a la playa porque si me cogía la policía me mandaría a Marruecos”. Samuel interrumpe su relato cuando dos policías nacionales llegan a buscarlo. El personal del CETI les ha avisado para que identifiquen al nigeriano y éste pueda quedarse en el centro. Faith se muestra confundido ante los agentes que le preguntan en español y atropelladamente su nombre y apellidos sin que él comprenda qué le están pidiendo hasta que, con nerviosismo, acierta a sacar una fotocopia gastada del libro de familia y entra en el coche que le lleva a comisaría.

Samuel Faith reza en la orilla española tras la valla de Ceuta cercana al mar.  Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan

Un joven de Costa de Marfil reza en la orilla española tras cruzar la frontera de Ceuta. Sept 2009. Fotografía: Sergi Cámara / Piravan (c)

Samuel Faith cubre las estadísticas de 4 o 5 inmigrantes que entran semanalmente en el CETI, una cifra que dista mucho de las de 2007 cuando llegaban 10 personas al día. De ello dan fe los vecinos de la playa de Benzú, la primera del lado español. “Antes venían todos los días, pero desde el año pasado se ven cada vez menos. Hay más control. Yo he ayudado a muchos que han entrado nadando, los escondíamos en otra playa. A veces venían mujeres embarazadas, ¿cómo no íbamos a ayudarlas?” dice un habitante de las casas más próximas a la arena. “Por las mañanas encontrábamos chalecos salvavidas y barcas hinchables abandonadas”. Cerca de esta playa la guardia civil española se esfuerza en ponerle puertas al mar, prolongando la valla fronteriza hasta el interior del agua. Desde la garita de control, los agentes vigilan con cámaras térmicas la zona y avisan a Marruecos de los intentos que registran para que la gendarmería les obligue a dar la vuelta y los detenga en la orilla.

Pero a pesar de la férrea vigilancia, se siguen echando al mar. El sábado pasado dos jóvenes subsaharianos detectados por la guardia civil tuvieron que dar media vuelta cuando rozaban la frontera de Benzú. Willy tampoco está dispuesto a desistir, hace unos días trató de cruzar la valla. Mientras esperaban agazapados el momento para encaramarse a la verja y saltar al otro lado llegó la policía marroquí y detuvo a tres de sus compañeros. Él consiguió escapar y ya planea otro intento en barca.

>>> Siguiente capítulo el próximo jueves: En el laberinto del Estrecho (2) Encerrados en Ceuta


noborder.lesvos.09-pagani.detention.centre-20-08-2009-12-500x375

  • Unos 160 menores inmigrantes no acompañados están encarcelados en el Centro de Detención de la isla griega Lesbos.
  • Tienen entre doce y diecisiete años, la mayoría proceden de Afganistán, Somalia e Irak, viven hacinados en celdas con más de 100 personas y han pasado cuatro días en huelga de hambre por unas condiciones que el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura calificó de “abominables”.
  • Esto está ocurriendo en un país de la Unión Europea, en Grecia. Y es la segunda vez que ocurre.

El pasado 18 de agosto, unos 160 menores presos en el Centro de Detención de Pagani, en la isla griega Lesbos, comenzaron una huelga de hambre poco después de que tuvieran lugar numerosas redadas policiales de inmigrantes en las principales ciudades del país. Los menores mantuvieron cuatro días la huelga mientras organizaciones internacionales empezaban a lanzar la voz de alarma.

La situación geográfica de Grecia la ha convertido en el principal puente para las personas procedentes de Europa del Este, Oriente Próximo y el Noreste de África que quieren llegar a la Unión Europea. Según fuentes policiales, de enero a agosto de 2008, fueron detenidas 69.845 inmigrantes, casi siete veces que en las mismas fechas en España. Grecia también se ha convertido en el foco negro de las denuncias internacionales sobre las violaciones de derechos humanos a las que son sometidas éstas personas una vez logran alcanzar sus costas. Incluidos los niños.

Hasta hace apenas unos días no habíamos tenido acceso a unas imágenes que mostrasen las condiciones de insalubridad y hacinamiento en las que cientos de personas malviven en los centros de internamiento griegos. Hoy tenemos acceso a ellas gracias a la Plataforma Noborders Camp Lesvos, compuesta por organizaciones antiracistas europeas,  que está dirigiendo una campaña desde la isla Levos contra “la política inhumana para los refugiados del gobierno griego, y un cambio fundamental en las políticas de inmigración europeas”. En el video pueden ver cómo conviven más de 160 niños y adultos en una celda de 200 m2, con las letrinas en el interior, con literas de tres y cuatro camas de altura y colchones tirados por el suelo. Hombres y niños desesperados.

Imagen de previsualización de YouTube

La iniciativa de Noborders Camp Lesvos 09 ha conseguido llamar la atención mundial sobre la situación de estas personas mediante la organización de un campamento en la misma isla del centro en el que están participando más de 150 personas de numerosas nacionalidades. Diariamente se congregan en la puerta del Centro, manteniendo el contacto con los presos e informando a través de una radio online, su web y el twitter. En uno de sus últimos comunicados relatan cómo “los menores están encerrados en la misma habitación, compartiendo un solo baño. Muchos se ven obligados a dormir en el suelo porque las camas son insuficientes. Algunos niños sólo tienen ocho o nueve años. Cincuenta de ellos llevan más de dos meses presos”.

En 2008 llegaron a Grecia más de 1000 menores inmigrantes no acompañados, pero este país sólo cuenta con unas 300 plazas para el cuidado estatal de estos niños. Por lo que según Human Rights Watch “todo niño que entra en Grecia tiene muchas probabilidades de terminar en centros de detención o en las calles”. De hecho, el informe de 111 páginas que elaboró esta organización el pasado año dedicado exclusivamente a este asunto se llamaba “Abandonados para sobrevivir” y denunciaba “las condiciones miserables de vida, la amplia violencia experimentada a manos de la policía y la guardia costera, la explotación en la agricultura y la construcción, y el riesgo que corren de acabar en manos de traficantes”.

Según una de las entrevistas que recoge el informe de HRW, un joven afgano,que había estado retenido 34 días en este centro resumía así las condiciones de éste: “Me enfrenté  a gran cantidad de dificultades ahí… todo estaba muy sucio. En una semana, sólo nos dejaron salir al patio durante 15 o 20 minutos. Nos enfermábamos cada día”.

El viernes pasado la Plataforma Noborders junto a grupos de solidaridad locales celebraron una manifestación delante del Centro que terminó con los gritos de “libertad, libertad” de los defensores de los derechos humanos y de los presos unidos.

Imagen de previsualización de YouTube

El impacto de la manifestación, la denuncia de Human Rights Watch sobre la huelga de hambre de los menores presos y de ACNUR “alarmada por la detención de niños no documentados”, provocó una reacción en el gobierno. El sábado llegó el rumor al campamento de los activistas de que las autoridades habían decidido poner en libertad a 450 personas -en su mayoría familias y niños-. La noticia ya había llegado al centro de internamiento, y cientos de hombres se pusieron en huelga de hambre para pedir su liberación también. Efetivamente, cuando llegaban al Centro miembros de la plataforma un centenar de inmigrantes eran trasladados en autobuses a otro centro desde donde serían liberados. Poco después, un grupo de manifestantes aprovecha la salida de un camión del recinto para entrar y permanecen durante horas  en el patio del centro.

MG_1575.5-500x333

Desde entonces, no se han vuelto a poner en libertad a más inmigrantes, las manifestaciones ante el centro se han mantenido y la presión policial se ha endurecido. De hecho, según Noborders Camp, esta mañana han sido detenidos varios miembros de la campaña y ya han sido puestos en libertad.

ACNUR ha declarado su preocupación por las 850 personas que ocupan estas instalaciones cuando no tienen capacidad para más de 300. “Una habitación algerga a más de 150 mujeres y 50 bebés, muchos de ellos sufriendo enfermedades derivadas del estado de hacinamiento e insalubridad del centro” declaró la portavoz en Ginebra de la Comisión para los Refugiados de la ONU, Andrej Mahecic.  ACNUR definió la situación como “parte de un sistema de asilo que requiere una reforma total, una recomendación que se le hizo al país el año pasado pero que no ha sido implementeada”.

De hecho, en 2008, casi la mitad de los 54.000 extranjeros indocumentados internados en centros fueron repatriados y en el primer semestre de 2009, de los 57.000 interceptados hasta ahora, la mitad ha sido repatriada a diversos países de Asia y África. Human Rights Watch también manifestó que “se le está dificultando a esa gente pedir asilo”, cuando Grecia “acepta sólo el 0,05 por ciento de las solicitudes”. A continuación podéis ver un reportaje de Al Jazzeera English sobre la política de asilo griega.

Imagen de previsualización de YouTube

Esta no es la primera huelga de hambre que hacen los menores presos en Grecia. Hace un año, 100 niños inmigrantes detenidos en otra isla, Leros, se pusieron en huelga de hambre por las mismas razones. En aquella ocasión, como en esta, la policía trasladó a un centenar de niños a centros de alojamiento abiertos, ejerciendo una presión adicional sobre estas instalaciones, algunas de las cuales ya han excedido su capacidad.

Estas detenciones son ilegales puesto que Grecia ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, que obliga a “proporcionar protección y asistencia humanitaria a todos los niños sin un padre o cuidador, incluyendo los que buscan refugio, considerando primordialmente el mejor interés del niño”. Y la detención debe utilizarse “sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda”.