P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

Hoy os hablamos en primera persona del plural porque estamos muy contentos. El World Press Photo, el premio más importante del fotoperiodismo internacional, ha ido a parar este año a dos admirados profesionales, dos compañeros, dos cracks que también son amigos de todos los que participáis en la comunidad construida alrededor de P+DH, el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo, el Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos y el inminente periodismohumano.com.

Ocho meses después de que el trabajo de Walter Astrada y Olivier Laban-Mattei fuera expuesto y premiado en el Encuentro, hoy el World Press Photo reconoce también su trabajo.

Brutal represión policial en Madagascar. Walter Astrada era el único fotoperiodista internacional en estar allí. Su trabajo ha merecido el World Press Photo.

Walter Astrada ha ganado el primer premio a la mejor historia de actualidad. Fue el único fotoperiodista que nos contó el cruento juego de poder en Madagascar, que acabó con la muerte de más de un centenar de personas a manos de la policía en diferentes manifestaciones en la capital. Es el segundo año consecutivo que Walter consigue este premio; cuando lo llamamos para felicitarle por el del año pasado estaba haciendo las fotos que son premiadas hoy. Nos mandó algunas. “Esto puede ser el premio del año que viene”, escribió ese día Javier Bauluz, director del Encuentro Internacional de Foto y Periodismo (EIF) y de periodismohumano.com. No tiene mal ojo el hombre.

“Me quiero asegurar de que la gente no tenga la excusa de decir ¡No lo sabía!”, nos contaba Walter en una relajada entrevista por Skype tras su experiencia en Antananarivo. Meses después, participaba como profesor en el Encuentro – por tercera vez, la primera vino como alumno – en el que nos contaba que historias como la de Madagascar, o como las de Kenia, o como las de la violencia machista en Guatemala, no suelen publicarse en los medios de comunicación tradicionales.

Walter Astrada da consejos a un grupo de alumnos del Encuentro Internacional de Foto y Periodismo de Gijón (Foto: Alberto Prieto)

La gran paradoja: las mejores fotos informativas del mundo no tienen cabida en los medios tradicionales y las historias que contienen han de esperar quizá meses hasta que surge otra forma de que lleguen al público. La colección de imágenes del Word Press Photo viaja por más de 150 países, es decir, que “estas imágenes las va a ver más gente gracias a los premios y las exposiciones que a los medios”. Las fotos de Walter, como las de Laban-Mattei, pudieron verse el verano pasado en la exposición del Encuentro, que como cada año visitaron decenas de miles de personas.

[audio:http://blip.tv/file/get/Pmasdh-WalterAstradaEn5Minutos647.mp3]

Audio: 5 minutos con Walter Astrada, entrevista durante el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo

exposicion-EIF

Las fotos de Astrada y Laban-Mattei, premiadas con el primer y segundo premio de actualidad del World Press formaron parte de la exposición del Encuentro, por la que pasaron más de 40.000 personas durante la Semana Negra de Gijón (Foto: Javier Bauluz)

cartel13EIF

Cartel del Encuentro de Foto y Periodismo de Gijón de 2009, con una de las fotografías de Olivier Laban-Mattei premiadas hoy con el World Press Photo.

Olivier Laban-Mattei ha ganado el segundo premio a la mejor historia de actualidad. Sus fotos cuentan desde dentro las protestas postelectorales de Irán. A medida que se publicaban sus fotos nos enamoramos de su trabajo y fue invitado como profesor al Encuentro de Foto y Periodismo. Llegó casi directamente de Teherán a Gijón: “Para un periodista o fotógrafo es importante ser testigo del nacimiento de una revolución”.

OliverLabbanMattei

Olivier Laban-Mattei comenta sus fotografías de Irán en la exposición del 13EIF, junto a su padre y a su hijo

Conocimos a un Olivier carismático y humilde que se ganó sin esfuerzo el cariño de todos los participantes. Se llevó además el Premio Especial del Jurado del 13EIF por las mismas fotos que, un año después, han obtenido el World Press Photo.

Video: Olivier Laban-Mattei nos hace de guía por sus fotos de Irán en la exposición del Encuentro.

Y más:

Y os anunciamos dos cosas:

  • Estamos preparando ya la edición número 14 del Encuentro y ya tenemos fecha: del 9 al 18 de julio. Permanece atento a fotoyperiodismogijon.com para más novedades.
  • Walter Astrada nos acompañará en la aventura de periodismohumano.com (+ info sobre el proyecto). Os daremos más detalles muy pronto, pero está claro que hay motivos para pensar que este nuevo medio de comunicación nos traerá muchas más alegrías.

.

(AP Photo/Jorge Cruz)

Haití, 13 de Enero, 2010. (AP Photo/Jorge Cruz)

Carel Pedre, de Radio1 Haití, habla sobre el terremoto momentos después.

Haití, 13 de Enero, 2010. (AP Photo/Ricardo Arduengo)

Haití, 13 de Enero, 2010. (AP Photo/Ricardo Arduengo)

Haití ANTES del TERREMOTO

Patrick Farrell. Premio Pulitzer 2009

Patrick Farrell. Premio Pulitzer 2009

Más fotos

Haití, terremoto y Ricardo por Ramón Lobo

Médicos Sin Fronteras,  con más de 800 trabajadores haitianos e internacionales en sus proyectos regulares y hospitales, solicita ayuda urgente


Israel deja de matar … de momento.

por Javier Bauluz. Publicado en PEG en domingo, enero 18, 2009

Hace dos minutos que la maquinaria de Israel ha dejado de matar en Gaza. De momento. Pero no se retiran y seguirá el conflicto. Es una buena noticia, sobre todo para quienes llevan semanas viviendo bajo el terror, encerrados en un campo de concentración o gheto de donde no pueden huir y donde pasan todo tipo de calamidades y necesidades básicas. El complejo de Scarlet O´Hara en “Lo que el viento se llevo” parece ser la única explicación al comportamiento inhumano de parte de los descendientes de los campos y ghetos nazis.

Afortunadamente para los palestinos ya tocaba cambiar de tercio, hoy o mañana, ante la venida del profeta negro Obama. Tenían que parar ya la fiesta gore para no aguar la celebración del ansiado cambio de ¿rumbo o sólo de Presidente? de los EEUU, el primo de Zumosol de Israel, amo y señor absoluto de los derechos humanos del planeta. Un patio ensangrentado y difícil para el nuevo líder del Imperio más odiado, junto a Israel, por una gran parte de los habitantes de este triste mundo donde los ricos van al cielo y los pobres se comen la miseria y su propia hambre.

Nadie en su sano juicio pensaría que ningún país puede hacer lo que hacen Israel y EEUU sin ser condenados y castigados por la famosa comunidad internacional que sólo actúa contundentemente cuando a aquellos les conviene. Patético. Tan patético como la triste figura del hipotético Presidente del mundo, el secretario general de la ONU, suplicando paz mientras a pocos kilómetros, al otro lado del infame muro de Israel, bombardeaban la cuarta escuela-refugio de la onu (con minúsculas). Una lluvia de fuego cayó sobre la escuela, sobre civiles, niños, mujeres, médicos y personal de la onu para celebrar el cercano fin de la orgía de sangre israelí.

“Afortunadamente” sólo murieros dos niños, su madre y otros cuatro palestinos “normalitos”, de esos a los que ya no impresiona a nadie que los maten, ya que ni siquiera son niños, aunque tal vez son padres, y pudiera ser que, tal vez, podrían ser conocidos de algún tipo que alguna vez saludó a su vecino de Hamás. Es decir, potenciales terroristas, de esos que tiran cohetes caseros que ya han matado a cuatro ciudadanos israelies, en los tiempos en que han asesinados más de 1.000 palestinos, sin el “ciudadanos”, por supuesto.

Entre ellos más de 300 niños que supongo que estarán en el limbo, felices al cesar su sufrimiento, terror y angustia propia de esos pequeños seres humanos que, como mi hijo y el tuyo, lo único que necesitan es sentirse protegidos y amados. Justo lo que los niños palestinos sienten cuando sus madres impotentes les abrazan en medio de las bombas cayendo.

“Si existe Dios estará llorando”, decía ayer un amigo israelí del médico y padre palestino que vió como mataban a tres de sus hijas y herían a otras dos en su propia casa, sólo unos momentos antes de entrar en antena de una televisión israelí a hablar de la necesidad de la coexistencia pacifica. Su llanto y sus gritos de dolor en directo angustiaron al periodista israelí y seguro que también a muchos israelíes de corazón limpio, de esos que se manifiestan contra la agresión mientras les llaman traidores en la calles, o de esos que se niegan a ser soldados que matan civiles.

También a aquellos judíos de todo el mundo que están horrorizados y avergonzados de lo que hacen sus hermanos con Gaza y que gritan a los cuatro viento !No en mi nombre¡. Esos otros judíos que tambien podrían ser acusados de antisemitas, igual que a quienes defienden los derechos humanos, por la perfecta maquinaria de propaganda israelí que manipula con eficacia germana los medios de comunicación y las almas de los crédulos.

Una vez más me siento orgulloso de pertenecer a la misma profesión que muchos de los colegas periodistas que han desafiado al miedo, la locura y tambien al dolor propio, ya que la mayoría de ellos son del pueblo palestino, para ser nuestros ojos y oídos dentro de ese campo de concentración de Gaza, al que Israel ha querido dejar sin testigos ni periodistas. Gracias, muchas gracias por vuestro coraje.

Ese periodismo con derechos humanos por el cual trabajamos y que queremos muchos periodistas y ciudadanos que ya firmamos el Manifiesto P+DH aunque, por miedo o interés, los grandes medios no quieran ni publicar las fotografías duras o las historias de los derechos de las personas anónimas que sufren las consecuencias de las decisiones de los que salen en portada encorbatados o encorbatadas.

Hoy he visto lo que para mí sería el próximo Premio Pulitzer. Las fotografías tomadas por Mohammed Abed bajo el fuego de los proyectiles israelíes que caían sobre su cabeza y las de los refugiados y médicos en la escuela de la onu. Creo que son el símbolo del coraje del periodista que necesita contar, a riesgo de su propia vida, lo que sucede a quienes se les niegan los derechos humanos.

Gaza: Un año después según MSF

Información sobre Gaza hoy


Hace unas horas que una bomba se llevó un pie de Emilio Morenatti cuando iba “empotrado” en un blindado del ejército norteamericano en Afganistán, y que tambien hirió a Andi Jamitko, su compañero de AP,  y a varios soldados. Según me cuenta un amigo muy cercano, después de la explosión todavía tuvo el reflejo profesional  de hacer algunas fotos y, tras ser evacuado y sufrir una operación de tres horas, se permitió el lujo de animar telefónicamente a su mujer Marta Ramoneda y de gastar bromas a un amigo.

En los peores y más duros momentos es cuando se puede ver con claridad la entereza y el carácter de una persona, sin los adornos y máscaras que todos llevamos a cuestas. Tenía y tengo muchas ganas de conocerle. Conozco y admiro mucho su trabajo, fuerza, visión y humanidad demostradas. Y lo mejor de todo: es una gran persona, según todas las referencias de amigos comunes.

Pakistani women struggle as they try to order food outside of a subsidized food store on the outskirts of Rawalpindi, Pakistan. Basic food and fuel prices have soared in Pakistan over the last months, causing many to depend on government subsidies to simply get by. (AP Photo/Emilio Morenatti)

Pakistani women struggle as they try to order food outside of a subsidized food store on the outskirts of Rawalpindi, Pakistan. Basic food and fuel prices have soared in Pakistan over the last months, causing many to depend on government subsidies to simply get by. (AP Photo/Emilio Morenatti)

Este año el trabajo de Emilio sobre Pakistán era uno de los candidatos al Premio Internacional de Fotoperiodismo “Ciudad de Gijón” y varias de sus magníficas fotografías estuvieron colgadas en la exposición “Las otras crisis” que pudieron ver más de cincuenta mil personas durante los diez días del 13 Encuentro de Foto y Periodismo de Gijón en el recinto de la Semana Negra.

Bastaba con infiltrarse entre los ciudadanos  y observar sus reacciones ante algunas de sus excelentes fotos para darse cuenta del poder de su trabajo. Nadie quedaba indiferente. La exposición cerraba a las dos de la madrugada y unos minutos antes, recuerdo a un hombre diciéndome “necesitamos estas fotos para sentir dentro lo que les pasa a otros”.

La trayectoria de Emilio no es la adrenalina, la gloria y el dinero, sino la de la curiosidad, la humanidad y el trabajo. Hace años organizó un proyecto para documentar profesionalmente la cooperación en África como forma de contar lo que sucede con los empobrecidos y con quienes les ayudan, y al mismo tiempo saciar su curiosidad trabajando. Más tarde lo contrató Associated Press y ya no ha parado de contarnos con su increible calidad fotográfica lo que sucede en el mundo, a pesar de las duras peripecias del oficio y de sus  no deseados pero merecidos premios.

Espero que la dura y nueva aventura que acaba de iniciar termine con sus futuras fotografías, de nuevo, ante nuestra mirada.

Un abrazo, periodista humano

PD.  Y aprovecho tambien para mandar otro abrazo virtual a Ramón , GervaMikel y Mónica, algunos de  los mejores periodistas españoles, también ahora informando desde Afganistán.


Niños trabajadores de Bangladesh descansan en una fábrica de ollas de plata. Por cada semana de trabajo ganan 200 taka (1 dólar = 70 taka aprox), trabajando casi 10 horas al día.

Niños trabajadores de Bangladesh descansan en una fábrica de ollas de plata. Por cada semana de trabajo ganan 200 taka (1 dólar = 70 taka aprox), trabajando casi 10 horas al día.

Trabajo infantil [parte 1 | parte 2] fotografiados por G.M.B. Akash.


“Por primera vez, frente a frente. Con el corazón encogido y los ojos inmensamente abiertos en busca de familiares, de simples conocidos. Un murmullo enorme rebota en las paredes recién pintadas de la sala. Los paneles de madera separan dos universos.”

Lee Frente a Frente, de JM Pardellas.