P+DH – el blog de la redacción de periodismohumano

  • P+DH entrevista a Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras
  • COFADEH afirma que han muerto 16 personas, 41 están detenidas y más de 1000 han sido agredidas en los 3 meses que dura el golpe
  • Denuncian que el fin del decreto contra las libertades individuales no es más que un estrategia política del gobierno de facto de cara a las elecciones
poli golpeando

Foto: COFADEH

A pesar de los esfuerzos de Micheletti por lavar su imagen, cien días después del derrocamiento de Manuel Zelaya del gobierno la indignación entre las organizaciones sociales hondureñas va en aumento a medida que toman conciencia de la dimensión real de las violaciones a los derechos humanos que están registrando. “Esto va a peor, las denuncias por amenzadas y torturas no paran de crecer y la libertad de expresión y de información siguen siendo violadas por mucho que intenten dar la imagen de que aquí ya no pasa nada” denuncia Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), en referencia a la cancelación del decreto que restringía las libertades de expresión, circulación y reunión que provocó el cierre de las emisoras Radio Globo y Canal 36, contrarias al golpe.

Para Oliva, se trata de un paso más del presidente de facto Roberto Micheletti en su estrategia para ganarse el reconocimiento internacional de cara a las elecciones del 29 de noviembre. “Ellos sabían que, de seguir vigente, el decreto iría en contra de sus candidatos presidenciales porque no les permitiría hacer campaña política. Además, no les hace falta porque ya han conseguido difundir su mensaje, el pueblo sabe la represión con la que se va a encontrar si se rebela”.

El fin del decreto coincide con la llegada al país de una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) que mediará en las negociaciones de los representantes del presidente derrocado Manuel Zelaya, que sigue refugiado en la embajada brasileña, y Micheletti. “Queremos que la situación se resuelva, pero hay que dejar claro que esto sólo es el comienzo. En Honduras no habrá paz ni democracia hasta que no haya marcha atrás en el golpe, se instale una Constituyente y haya juicio contra los golpistas y la dictadura militar”.

julio3-g

Foto: COFADEH

Según los datos de COFADEH, desde el 28 de junio, cuando se produjo el golpe de Estado, 16 personas han muerto “por disparos en las manifestaciones y en el ataque a comunidades, asesinatos cometidos por grupos paramilitares que apoyan el golpe”. Hay 91 acusados de sedición de los que 41 están presos y más de 1000 personas han sido agredidas, cifras que aportan las organizaciones sociales pero que son rechazadas por el gobierno de facto. “Las torturas y amenzadas han sido reiteradas y a los detenidos los acusan de atentar contra el Estado pero sus juicios son injustos y arbitrarios”. Otras organizaciones han presentado informes que denuncian más de 4.000 detenciones improcedentes, incluídas las de 156 niños. Además, desde COFADEH acusan al ejército y a la policía hondureña de haber entrado en varias comunidades de Tegucigalpa “disparando a `bala viva´(a quemarropa) y lanzando gases lacrimógenos “ para desmovilizar a la población. “Han acabado con nuestros derechos y libertades individuales y cuando la gente se ha escondido ellos van a dispararles a sus casas para desarticular el reclamo popular”.

El Comité de Familias de Detenidos Desaparecidos en Honduras trabaja en la denuncia y documentación de las violaciones de derechos humanos cometidas  por la dictadura militar . “Lo que vivimos ahora y lo de los 80 es similar, sólo que entonces era una persecución ideológica a los dirigentes, asesinándolos y desapareciéndolos y hoy han atacado a la masa y a los líderes sociales, creyendo que intimidando al pueblo les harían desistir y no ha sido así. Pero que nadie se engañe, los culpables son los mismos, muchos de los que han respaldado este golpe estaban donde están ahora en aquellos años y ahora tendrán que rendir cuentas”.


Las organizaciones de derechos humanos sospechan que “pudo haber al menos dos muertos más” en los altercados de aeropuerto hondureño de Tegucigalpa

El tumulto, las tensiones, los disparos, los heridos y los muertos. “Todo pasó en una hora terrible y angustiante” pero previsible. Y de hecho prevista, según Mery Argucia, portavoz de una de las principales organizaciones de derechos humanos en Honduras, COFADEH . “Hubo un aviso previo a todos los médicos forenses y a los funcionarios de la morge para que estuvieran preparados. A los que no estaban en turno, les pidieron que estuvieran localizables en casa. Alguien previó que esa noche iba a haber trabajo“.

Los manifestantes se acercan a la barrera formada por soldados en el aeropuerto de Tegucigalpa (Foto: James Rodríguez)

Los manifestantes se acercan a la barrera formada por soldados en el aeropuerto de Tegucigalpa (Foto: James Rodríguez)

“Yo estuve en el aeropuerto. Fue algo multitudinario y pacífico. Pero de repente un avión pasó por encima del aeropuerto y la gente pensó que se trataba del avión del presidente Zelaya. Los manifestantes, sobre todo los jóvenes, se acercaron mucho a los militares, que cortaban el paso hacia las pistas de aterrizaje. Los militares se pusieron nerviosos y empezaron a disparar indiscriminadamente. El pánico se propagó rápidamente. Muchos corrimos para ponernos a salvo”.

En este vídeo publicado por la BBC se aprecia cómo el Ejército comienza a disparar, mientras que los manifestantes gritan a varios metros de distancia desde la valla, donde se han abierto algunos agujeros.

Casquillos de bala recogidos por los manifestantes (Foto: James Rodríguez)

Casquillos de bala recogidos por los manifestantes (Foto: James Rodríguez)

“El Ejército dice que no disparó balas convencionales sino de goma, pero dispararon ambas cosas. Hemos documentado la recogida de 20 casquillos de balas convencionales”, comenta Argucia. Las fuerzas de seguridad hondureñas niegan que se disparara con fuego real y, por tanto, niega que una de esas balas acabara con la vida de Isis Obed Murillo, el único muerto confirmado en la manifestación. Pero las organizaciones de derechos humanos sospechan que Isis no fue la única víctima mortal de la tarde del domingo.

Luis R. A. tiene 21 años y afirma que mientras a él le limpiaban las heridas sufridas en la manifestación en un hospital de Tegucigalpa, a su lado murió una mujer que sangraba abundantemente por la garganta. Es el testimonio que intenta contrastar Mary Argucia y su equipo, que no ha encontrado rastro de esta mujer en ningún registro hospitalario ni en las morgues de la ciudad. Tampoco hay rastro de un niño de 8 años al que varios testigos en la manifestación “dicen haber visto caer al suelo herido mortalmente en la cabeza, mientras trataba de huir en una estampida. Otro testigo que lo cargaba en sus brazos dijo que estaba muerto. Lo hemos estado buscando en todas las áreas de cirujía en los hospitales infantiles y no lo hemos encontrado.”

Las organizaciones hondureñas han recibido apoyo exterior. Una delegación de activistas humanitarios procedentes de Guatemala, y encabezados por la Premio Nobel Rigoberta Menchú, se han sumado a las denuncias y reprocha al Gobierno hondureño “la militarización del país y el uso indiscriminado de la fuerza sin control, que ha derivado en la violación de derechos humanos tan elementales como el derecho a la vida”. Además de las producidas durante la manifestación, se culpa al entorno golpista del asesinato del periodista Gabriel Fino Noriega, ametrallado el pasado 3 de julio “por enemistades personales” según la versión oficial. Además, se han producido “180 detenciones vinculadas con el toque de queda” que rige en todo el país a partir de las 9 de la tarde.
Repasa la cobertura en directo de P+DH de los acontecimientos del domingo.

Las fotografías de este artículo pertenecen al reportaje Tragedia en Toncontin’ de James Rodríguez, periodista gautemalteco que está haciendo un excelente trabajo sobre el terreno.

Desde el aeropuerto de Tegucigalpa Radio Es lo de menos, del Frente de Resistencia Popular Hondureña, transmite en directo durante la manifestación de apoyo al derrocado presidente Manuel Zelaya, a la espera de la llegada del avión que tratará de aterrizar si el gobierno golpista se lo permite (Actualización: no lo permitió). Escucha la radio en directo.

Seguimiento en directo

23,45 Muchos miles de manifestantes rodean el aeropuerto, la policía y militares sobrepasados. No hay enfrentamientos

23,48 Disparos en el aeropuerto según Radio Globo. Francotiradores..

23, 51 Zelaya en Telesur desde avión: “exactamente estamos a 30 minutos de ingresar al espacio aéreo de #Honduras

23, 54 Según radio globo hay un herido de bala  y gases lácrimogeno El periodista confirma que esta muerto en directo

23,55 Tiene un disparo en la cabeza.

23, 56 Varios heridos. Se oyen más disparos mientras periodista intenta ver a más heridos.

23,59 Según telesur hay dos muertos. Muestran imágenes de enfrentamientos.

0,00 Los manifestantes intentaron entrar en las pistas según telesur.

0,02 Gritos, disparos y rabia se escuchan en directo.

0,04 Las tv españolas siguen su programción dominguera.

0,05 Eduardo Silveira, Periodista telesur cuenta que militares dispararon contra las camaras que fueron abandonadas por los periodistas que huyeron para refugiarse.

0,06 hablan de tres muertos, el último sin confirmar

0,48 El avión del presidente se acerca al aeropuerto

0,50 sgún radio liberada, uno de los muertos es un menor

0,52 Seguimos informando en nuestro twitter

1,01 Gobierno golpista obliga a medios hondureños a transmitir su versión en cadena.  radio Globo obligado a dejar su transmision desde el aeropuerto, segun denuncia su director

Ver continuación en twitter @PmasDH



  • “Hacia el interior, los medios oficiales intentan aparentar normalidad; aquí lo que preocupa es la imagen internacional del golpe”
  • “La gente nos dice ’sois los únicos que estáis contando lo que pasa, porque yo estoy viendo lo que pasa”
  • Radio Progreso recibe amenazas y un reportero fue ayer registrado y fotografiado por el Ejército

Al otro lado del teléfono suena la voz de Mercedes Arbesu, que habla como periodista, que lo es, y como monja, que también lo es. Después de 9 años en África, esta misionera española lleva dos en Honduras trabajando en un hospital rural que existe con la ayuda de la cooperación asturiana, y colaborando con Radio Progreso, la emisora que fue tomada y cerrada por el Ejército el pasado domingo a pesar de que un buen grupo de vecinos plantaron cara a los militares (ver imágenes del momento).

Radio Progreso decidió volver al aire el lunes sin esperar autorización y allí encontramos a Mercedes. “Podemos hablar ahora, si quieres, porque nos quedan 30 minutos para empezar el programa informativo”, hoy marcado por las manifestaciones a favor y en contra de Zelaya, a favor y en contra del autoproclamado presidente Micheletti y por la posibilidad de un adelanto de las elecciones.

[audio:http://blip.tv/file/get/Pmasdh-EntrevistaAMercedesArbesDesdeHonduras358.mp3]

Los trabajadores de Radio Progresa no dejan de recibir amenazas. “No son oficiales”, dice Mercedes, “pero sí son del entorno de Micheletti, que es además de esta ciudad”. En una de las manifestaciones de ayer, en San Pedro Sula, el ejército retuvo y registró a su compañero Romel Gómez. “Me pararon, me empujaron, me tomaron fotos para mandarlas a alguien que no nombraron”, contaba el reportero todavía con la algarabía de los manifestantes de fondo (mp3). “Esto hay que tomárselo como no solo como una agresión a mi persona sino también contra el derecho a la información. No argumentaron ninguna razón. Y me dijeron que si no colaborara, iba a ser peor. Pero nos mantendremos aquí, cumpliendo con nuestra función periodística”.

Vecinos de El Progreso se encaran con el Ejército para impedir el cierre de la radio

Vecinos de El Progreso se encaran con el Ejército para impedir el cierre de la radio

Ya está dando la vuelta al mundo la imagen en la que Darío López-Mills, fotoperiodista de Associated Press, es arrinconado por al menos 7 policías que alzan sus porras contra él, después de que López-Mills fotografiara la carga policial contra contra un manifestante de las concentraciones producidas el lunes en Tegucigalpa.

Y si las cosas se complican más aún para los periodistas, ¿qué? En Radio Progreso han recibido la llamada de varias organizaciones para ofrecer protección pública y jurídica, algunas desde Nueva York o Washington como la del Comite de Protección al Periodista. El acceso a la información (artículo 19) no es el único derecho humano que se tambalea estos días en Honduras, según denuncian varias organizaciones sociales, que señalan que se están produciendo agresiones y detenciones sin justificar por parte del Ejército. El asesor jurídico del Ejército hondureño, coronel Herberth Bayardo Inestroza, ha reconocido esta mañana que se cometió “un delito” al sacar al presidente Manuel Zelaya del país pero defiende que se hizo con el fin evitar un derramamiento de sangre.


  • El Ejército golpista ha intervenido y censurado a varios medios de comunicación, según las federaciones internacionales de periodistas.

Golpe de Estado en Honduras. El manual del golpista debe decir que lo primero que hay que hacer es controlar la información. A las 10.30 de la mañana del domingo 28 de junio, unos 25 militares del ejército de Honduras se presentan en la sede de Radio Progreso, que a esa hora emite informaciones sobre la sublevación militar contra el presidente Manuel Zelaya. Ordenan que se cancelen las emisiones.

Con lo que no cuentan los viejos manuales del golpista es con que de repente aparezca una multitud de vecinos armados con cámaras antes de que se pueda terminar el tabajito. A través del correo electrónico y de las redes sociales, P+DH ha tenido acceso a fotografías y vídeos de ese momento:

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

En pocos minutos, un buen número de personas se concentraron en la sede de la radio y plantaron cara a los militares, intentando impedir el cierre. Como se ve al final del primer vídeo, el ambiente va tensándose hasta que un responsable de la emisora sale a la puerta y rodeado de militares armados dice: “Hemos decidido, para tranquilizar las cosas, cerrar la programación de la radio”. En el segundo vídeo, los responsables de Radio Progreso explican la decisión mientras a su alrededor las personas concentradas gritan “¡libertad de prensa!” y despiden entre vituperios a los militares, que se retiran una vez cancelada la emisión.

Al día siguiente del golpe, a las 4 de la mañana, Radio Progreso comenzaba a emitir de nuevo. Su director, Ismael Moreno, cuenta cómo un compañero “se ofreció a sortear el toque de queda, quedándose a dormir en las instlaciones de la Radio”.

Desde el lunes, Radio Progreso intercala el análisis y la información sobre el golpe crisis con intervalos musicales: “Qué pasa con el mundo que está tan inmundo / qué pasa, pregunto, qué pasa que nada bueno nos pasa / y por aquí la paz nunca pasa” canta Juanes, y después suena “A quién le importa lo que yo haga / a quién le importa lo que yo diga / yo soy así y así seguiré…” en la versión original de Alaska. A la vuelta del receso, un comunicado oficial de la emisora hace un llamamiento “a la defensa de la democracia con el apoyo exterior y con figuras desapasionadas” que sepan sacar a Honduras del atolladero. “O lo lamentaremos, nosotros y las generaciones que están por venir”.

Las reacciones de apoyo a Radio Progreso no sólo provienen del vecindario. La Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica está realizando especiales para denunciar el cierre y ha permitido que, a través del satélite, más de cien emisoras en América estén emitiendo la programación de Radio Progreso. Se puede escuchar por Internet.

Un soldado hondureño apunta con su fusil al fotoperiodista autor de esta imagen, Edgard Garrido, de la agencia Reuters.

Un soldado hondureño apunta con su fusil al fotoperiodista autor de esta imagen, Edgard Garrido, de la agencia Reuters.

Este intento de censura no es el único que está teniendo lugar en Honduras estos días. “También se han llevado a cabo [cierres] totales o parciales en Radio Globo, el Canal 66 Maya TV o el Canal 11″, según la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (firmante del Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos) y la Federación Internacional de Periodistas. En las casas hondureñas con televisión por cable hubo “interferencias para evitar emitieran la señal de CNN en español y Canal Sur (sic) de Venezuela” y se realizaron detenciones y agresiones a varios periodistas de los principales diarios y agencias nacionales. Los trabajadores del Canal 36 de televisión “mantuvieron la emisión tras la llegada de los militares”, quienes “rompieron las instalaciones, golpearon al único periodista que encontraron y retuvieron durante dos horas al personal administrativo”.

Imagen de previsualización de YouTube
Imágenes del Canal 36, intervenido por el Ejército de Honduras